Las cartas de Francisco Ayala sobre

Nina Ayala

Nina Ayala Silva. Madrid, 1934.

Hija de Francisco Ayala y Etelvina Silva Vargas, historiadora del arte y profesora de universidad, se licenció en Arquitectura y obtuvo el máster y el doctorado en Historia del Arte en Columbia University.


Destacan en su obra los estudios sobre arte español de los siglos XVI al XVIII. Es madre de Juliet Mallory y abuela de sus tres hijas, las descendientes de Francisco Ayala.

cartas 21 al 25 de 102
FECHA
24/08/1955
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Arnaldo Orfila
DESTINO
Fondo de Cultura Económica
ORIGEN
Ciudad de México
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta autorización mecanografiada con firmas autógrafas]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Archivo Histórico del Fondo de Cultura Económica. Sección Autores, Expediente n.º 22

Carta de Francisco Ayala a Arnaldo Orfila (24/08/1955)

México 24 de agosto de 1955

Debiendo ausentarnos de la Repúbkica [sic] en el dia de la fecha, autorizamos al Sr. Arnaldo Orfila Reynal para que; en nuestro nombre y representación, se haga cargo del deposito de $5.000.- realizado por la Srta. Nina Carlota Ayala Silva por Cert. No. 426126 del Banco Nacional de México S/. A.; de N. Laredo, Tams., reseñado en la tarjeta de turista no 636995, y cuya devolución fué solicitada con fecha 11 del corriente (32243).

Esta autorización es amplia, y contempla toda ckase [sic] de gestiones, oficiales y bancarias, incluida la percepción del importe mencionado.

Nina Ayala

Nina Carlota Ayala Silva

Francisco Ayala.-

Francisco Ayala; padre de la interesada.

Arnaldo Orfila Reynal


FECHA
06/09/1955
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Vicente Llorens
DESTINO
Princeton University. Department of Modern Languages and Literatures
ORIGEN
Nueva York
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] FRANCISCO AYALA / UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO / PUERTO RICO

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu. Archivo Vicente Llorens

Carta de Francisco Ayala a Vicente Llorens (06/09/1955)

Nueva York, 6 sept. 55.

Querido Lloréns:

Acabo de llegar a Nueva York, después de pasar mes y medio en Méjico y California, donde asistí al Congreso de Literatura Iberoamericana para invitar en nombre de la Universidad de Puerto Rico a celebrar en la isla el próximo. En fin, ya estoy aquí, y en cualquier momento puedo acercarme a Princeton, aunque prefiero descansar antes unos pocos dias y arreglar unos cuantos asuntos, en parte financieros, pues este viaje me ha esquilmado. Y como supongo, a juzgar por su última carta, que también usted ha de haber regresado, lo primero que hago es ponerme en contacto mediante estas lineas. Cuando usted me contesto [sic] podremos acaso conversar por teléfono, si hace falta, o irme yo ahí.

Sabrá usted que Wade se encargó de contratarme alojamiento, y al parecer lo ha hecho en una casa de Vandeventer St. Ruego a usted que tanto a él como a Willis, si ya han regresado, les dé mis saludos y les diga que me apronto a ir para Princeton en uno de estos dias.

Me he encontrado, retrasmitida desde Puerto Rico, una carta de King, preguntándome si valdría Nuevas Inquisiciones de Borges, en lugar de Inquisiciones; desde luego, sí. También pregunta por alguna edición aparte del ensayo de Martí “Nuestra América”. Está en un pequeño volumen, así titulado, de Losada. Con esta carta le envio a usted otra listita de libros que conviene estén en la Biblioteca, y que en su mayoría, supongo, estarán.

Por último, quiero darle un encargo, relacionado con la burocracia de los pagos: que ponga en conocimiento del Tesorero, o de quien corresponda, a los fines de la retención para el “income tax”, que soy residente de Estados Unidos (A7395507), casado, y que tengo como dependientes, además de mi mujer, a mi hija de 20 años, estudiante de la Columbia University. Con arreglo a esos datos deberá hacerme la deducción, cuando disponga los pagos.

Bueno, querido Lloréns, espero que habrá pasado lo mejor posible el verano, y me prometo mucho placer y provecho de la oportunidad que ahora vamos a tener de conversar frecuentemente.

Hasta pronto. Reciba un cordial abrazo de su amigo

Ayala.-

35, Claremont Ave.

Riverside 9-2855


FECHA
15/09/1955
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Jaime Benítez
DESTINO
S.l.
ORIGEN
Nueva York
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Fondo Jaime Benítez. Universidad de Puerto Rico

Carta de Francisco Ayala a Jaime Benítez (15/09/1955)

Nueva York, 15 de septiembre, 1955.

Queridos amigos Lulú y Jaime:

Aunque todavía indirectas, ayer tuvimos por fin noticias de ustedes por conducto de algunos amigos que se decidieron a escribirnos; y así, cuando nos prometíamos ver aparecer a Lulú con la encantadora primogénita, nos enteramos de que el hígado –y no sólo el hígado sigue dando qué hacer.

Es poco lo que nos ha llegado de la nueva ofensiva, o porquería, en marcha. Por los antecedentes que tengo, puedo colegir cuales son las fuentes individualísimas; y me parece que están dando las últimas patinadas. Pero, claro está, ignoro los factores más importantes del juego y temo que por carta no va a haber quien me revele el secreto de esfinge, si es que hay tal, pues a lo mejor pasa como en el cuento de Oscar Wilde.

Ya sé que don Luis regresó, pero tampoco tengo mayores noticias de su viaje, sobre todo en la última fase, que como experiencia era la más interesante. Supongo que habrá presenciado corridas de toros y perfeccionado su técnica de espectador impasible e interesado en el espectáculo. Ojalá haya sacado de todo lo que ha visto buenas lecciones en diferentes órdenes de cosas.

Nosotros fuimos sólo una vez a los toros en Méjico; a Nina chica le gustó la corrida y sacó infinitas fotografías que todavía no hemos visto reveladas. En realidad, ella ha sido quien más fruto ha sacado de nuestro viaje. Ha fotografiado en colores innumerables edificios, ha establecido contacto con los ambientes profesionales, ha conversado con diversos arquitectos, ha visto proyectos, y como todo esto le gusta mucho, ha aprendido al tiempo mismo que gozaba, agregando asi una experiencia más a su formación. Ahora, todavía no ha regresado a la escuela, pues este año el semestre empieza muy tarde: el 29.

En cuanto a mí, ya he estado esta semana en Princeton, haciendo contacto con la gente de allí (no todavía con los estudiantes, sino con la gente del departamento y los jóvenes profesores que van a trabajar a mi lado). La impresión ha sido magnífica, pues me he encontrado por parte de todos la acogida más cordial. Hemos discutido el plan de trabajo, y pronto me dí cuenta de que esperaban, no sólo que dicte un curso, sino que organice y dé estructura a lo que hasta ahora ha venido siendo un proyecto vacilante y un tanto desflecado. Creo que puedo hacerlo, pues se trata de un tema que yo he trabajado bien y mucho durante años, y por otra parte no soy tan viejo como para poner mi vanidad y mis manias por encima de los intereses objetivos que se me confían; así es que tengo la esperanza de hacerles un trabajo útil, tanto más que, si no me engaña la primera impresión, contaré con la buen fe y mejor voluntad de los que han de ser mis colaboradores, sin lo cual poco podría hacerse en un semestre. Esta experiencia será muy buena para mí desde diversos ángulos; en realidad, es mi primer contacto verdadero con los americanos.

Ayer recibí una carta de Torres-Rioseco donde, en el tono jocoso que constituye su estilo personal, se lamenta de la impericia del fotógrafo a quien confió la tarea de inmortalizarnos ante los libros de la Editorial, y me envia unas películas (las mismas que yo incluyo en esta carta) como prueba del fracaso. Yo creo que no van a servir de nada, sobre todo por el retraso con que llegan; porque, mejores o peores, siempre hubiera podido hacerse algo con ellas si hubieran llegado antes. Por verguenza, no se las remitió directamente a usted como había quedado en hacer.

Incluyo también el informe reglamentario sobre mi viaje. El punto relativo a Cline debo complementarlo: ya he recibido la invitación oficial, y la designación de miembro de una mesa redonda sobre Latinoamérica; las reuniones son en Princeton, los dias 28 y 29 próximos. Me gustaría recibir de usted alguna directiva, o al menos su conformidad sobre que conviene obtener una recomendación en el sentido indicado, o qué si no.

Me ha llegado una postal de Bayón, muy eufórico, desde Santa Margarita, diciendo que su libro va por la pag.50. Por el tono, me doy cuenta de que no le envío usted mi feroz misiva. Más vale así. Después de todo, hay que tener indulgencia con los amigos y sus pequeñas desconsideraciones y egoismos, cuando hay tanto hijo del procomún suelto por ahí y dispuesto a amargarle la vida al lucero del alba.

Aunque de buena gana me pasaría horas y horas escribiéndoles, como las que solía pasarme bajo el palo de su casa charlando de lo divino y humano, y también de lo inhumano y de lo infrahumano, por carta no podría hacerlo sin demasiado cansancio de los lectores y del que escribe. Así, pongo punto, y me prometo reanudar el hilo cuando tenga respuesta de ustedes.

Un gran abrazo (familiar). Cordialmente les quiere

Ayala.-


FECHA
19/09/1955
REMITENTE
Arnaldo Orfila
DESTINATARIOS/AS
Francisco Ayala
DESTINO
35, Claremont Ave., New York, N.Y.
ORIGEN
Fondo de Cultura Económica
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con anexo de copia de un oficio]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Archivo Histórico del Fondo de Cultura Económica. Sección Autores, Expediente n.º 22

Carta de Arnaldo Orfila a Francisco Ayala (19/09/1955)

Sr. Francisco Ayala.

35, Claremont Ave.

New York, N.Y.

U.S.A.

19 de septiembre 1955.

Mi querido Ayala:

Cuando me aprestaba a despacharle copia del oficio que en este momento envío a la Secretaría de Gobernación, recibo su carta del 15 del corriente.

No crea que ha sido por negligencia mía que este famoso asunto de la devolución no ha podido ser resuelto: la burocracia de aquí como la de todo el mundo se empeña en derrotar por cansancio al ciudadano apacible pero en este caso como se trata de intereses tan cuantiosos y no propios sino de amigos esta derrota no se ha producido… casi podría ser un K. O. técnico pues me dicen, después de muchas gestiones, que no me pueden entregar el dinero si no tengo un poder extendido ante Notario Público. El depósito lo tiene el Director de Migración en el aeropuerto para entregarlo a Nina Carlota pero con el pequeño detalle de que lo recibió 10 días después de su partida.

Hemos quedado de acuerdo y espero cumplan, que con esta carta que presento le enviarán a ella el giro por los $5,000.00 pesos. Confío que así será y le ruego me comunique tanto si recibe el giro como si pasan los días y esto no ocurre. Afirman que antes de una semana tendrá Vd. ese documento en sus manos.

Ya imaginará con cuánta inquietud estoy viviendo estos días frente a los acontecimientos argentinos aunque ahora alentado por la esperanza de que algún cambio se ha de producir que nos lleve por otros caminos menos dolorosos.

Le ruego exprese mis afectos a su esposa y a su niña y le envío un cordial abrazo.

AOR:Lamp.

[Anexo de copia de oficio:] ASUNTO: LA SRTA. NINA CARLOTA AYALA SILVA SOLICITA LA DEVOLUCION DEL DEPÓSITO DE GARANTÍA.

EXPEDIENTE: No. 354.3/68648

México, D.F. 19 de Septiembre de 1955

37361

SECRETARIA DE GOBERNACION.

Dirección de Migración.

Presente.

Atn.: Srta. Morales.

1º.- La Srta. Nina Carlota Ayala Silva, depositó la suma de $5,000.00 (CINCO MIL PESOS 00/100), al ingresar al país en el pasado mes de agosto como lo comprobó con el Certificado de Depósito No. 426126 del Banco Nacional de México, S.A. de Nuevo Laredo, Tamps., reseñado en la Tarjeta de Turista No. 636995.

2º.- Antes de ausentarse del país solicitó su devolución con fecha 11 de agosto ppdo. por Oficio No. 32243.

3º.- Tuvo que ausentarse la Srta. Ayala Silva, sin poder obtener la devolución de dicho depósito, autorizando al suscrito según la declaración que adjunto a retirar el depósito.

4º.- Para facilitar los trámites de esta devolución, ruego quieran disponer la devolución de dicho depósito de $5,000.00, por giro sobre New York, dirigido a la Srta. NINA CARLOTA AYALA SILVA.- 35 Claremont Ave.- New York 27, N. Y. –U.S.A.

Atentamente.

Arnaldo Orfila Reynal.

c.c.p. el Jefe de Migración.- Aeropuerto Central.- Ciudad.

AOR: Lamp.


FECHA
27/10/1955
REMITENTE
Arnaldo Orfila
DESTINATARIOS/AS
Francisco Ayala
DESTINO
35, Claremont Ave., New York, N.Y.
ORIGEN
Fondo de Cultura Económica
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Archivo Histórico del Fondo de Cultura Económica. Sección Autores, Expediente n.º 22

Carta de Arnaldo Orfila a Francisco Ayala (27/10/1955)

Sr. Francisco Ayala.

35, Claremont Ave.

New York, N.Y.

U.S.A.

I/B/226

27 de octubre, 1955.

Mi querido amigo:

Realmente creo que ha costado más obtener la devolución de los 5,000.00 pesos que voltear a Dn. Juán Domingo Perón, pero, la suerte es que en los dos casos hemos tenido suerte y no es poca felicidad…

No sé si habrán sido 20 o 25 veces las que la persona que puse a cargo del asunto de Nina tuvo que visitar la Secretaría de Gobernación, la Nacional Financiera y la Dirección de Migración en el Aeropuerto. Al fín me aseguran que hace 8 días el cheque salió dirigido al Cónsul General de México en New York, con instrucciones para que le comunicara a Vd. que tiene en su poder el giro correspondiente y que efectuara su entrega. Esta noticia se la puedo transmitir ahora porque solamente ayer nos dieron esa respuesta concreta de modo que tengo esperanzas de que mi informe llegue retrasado y que Vds. hayan podido ya gastar esa garantía mexicana tan rehacia [sic] en volver a sus antiguos dueños.

En efecto, con las cosas de mi país, hemos tenido una fortuna que podríamos decir inesperada y el final de la dictadura creo que es uno de los grandes acontecimientos ocurridos en Latinoamérica en los últimos años. Todas las noticias que me llegan son alentadoras en grado sumo y la esperanza del país por un buen futuro es muy grande. Por suerte para mí, debo salir el lunes para Buenos Aires interesado en resolver un problema de nuestro intercambio de libros pero imaginará con cuánto placer viajaré a encontrar un país que creo no conocer.

Muchos afectos a los suyos y un gran abrazo.