Correspondencia con José M.ª Ferrater Mora:

José M.ª Ferrater Mora

1912 Barcelona - 1991 Barcelona

Autor del Diccionario de Filosofía que Ayala consideraba en sus memorias “el mejor de cuantos existen hoy en cualquier idioma”, dejó una extensa obra filosófica y literaria. Ayala y Ferrater se conocieron personalmente en Buenos Aires, cuando la correspondencia entre ambos ya había comenzado. Ferrater desarrolló una larga labor de docencia e investigación en el Bryn Mawr College de Pensilvania, a cuya plantilla consiguió incorporar de forma permanente a Francisco Ayala en 1959.

cartas 1 al 5 de 104
FECHA
12/08/1949
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
José M.ª Ferrater Mora
DESTINO
S.l.
ORIGEN
Buenos Aires
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] REALIDAD, REVISTA DE IDEAS / BUENOS AIRES - REP ARGENTINA

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Fondo “Epistolario del Legado Ferrater Mora”. Universitat de Girona. Cátedra Ferrater Mora de Pensamiento Contemporáneo

Carta de Francisco Ayala a José M.ª Ferrater Mora (12/08/1949)

Buenos Aires, 12 de agosto 1949

Mi querido Ferrater:

Cada vez que recibo una carta suya lamento de nuevo que las naturales resistencias inherentes a la comunicación epistolar impidan un contacto más seguido entre nosotros. Me gustaría tanto que tuviéramos una tertulia donde reunirnos a charlar, sin más ni más, cuando nos diera la gana... Todo lo que usted me dice de funcionarios, papeles y universal estupidez, me aflige a mí también en estos dias, por otras circunstancias, como afligirá a tanta gente, pues es la plaga de nuestro requeteorganizado mundo. Y yo a veces llego a sentirlo todo en manera tan angustiosa que sólo hallo alivio en la consideración de la brevedad de la vida humana, y en que tampoco estos males duran cien años. Deseo, con todo, que sus actuales dificultades se resuelvan satisfactoriamente en mucho menos plazo, y que por fin vuelvan a abrírsele de par en par las puertas de ese Paraíso.

Hice enviar a sus amigos de Chile los números de Realidad que usted encargaba; espero que las aduanas de ese Estado no los retengan demasiado tiempo, según suelen hacer ahora con toda clase de envios de libros.

Tenemos la esperanza de que esta revista continue saliendo ininterrumpidamente, aunque hacerla es una lucha en todos los frentes, fatigosa y desesperante, por cuanto casi completamente infructuosa. Sigamos en ella, sin averiguar demasiado si no seremos, en verdad, tan tontos como los tontos creen que somos; y puesto que usted nos acompaña, no deje de enviar su prometido trabajo, tan pronto como pueda. Pero, en todo caso, deme noticias de su existencia, sin dejar que pase demasiado tiempo.

Saludos de todos nosotros para ustedes, y un gran abrazo de su amigo

Francisco Ayala.-


FECHA
04/11/1949
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
José M.ª Ferrater Mora
DESTINO
S.l.
ORIGEN
Buenos Aires
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] Francisco Ayala.

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Fondo “Epistolario del Legado Ferrater Mora”. Universitat de Girona. Cátedra Ferrater Mora de Pensamiento Contemporáneo

Carta de Francisco Ayala a José M.ª Ferrater Mora (04/11/1949)

Buenos Aires, 4 de noviembre 1949

Mi querido Ferrater Mora:

Contesto a sus dos cartas, que me han llegado con poca distancia. Y para referirme en último término a la última, que trae un original, le diré que se lo he entregado a Luzuriaga, que está ocupándose de preparar los dos últimos números del año, concentrados en un doble. Veo que el tema que usted trata tan divertidamente fué ya tratado en Realidad por Jesús Prados, tambien en forma irónica. –Me temo que esos dos números últimos del año sean también los postreros de la revista, por los menos en esta primera fase de su existencia. Parecería que hubiera adivinado usted lo que había de pasar, lamentándolo por anticipado en la primera de sus cartas. Pero, imagínese lo que es, en este mundo, ese milagro que la revista representa. Del milagro, no puede ni debe abusarse. Y, para colmo, el año entrante amenaza ser aquí el de una crisis más que regular, en la que sería temerario obstinarse en publicar una cosa así, que se sostiene en el aire y que no corresponde a la realidad del país, pese al título que quisimos darle. Conversando, habría oportunidad de contarle los detalles íntimos de esa absurda y hermosa empresa que no será inmodestia de mi parte decir, sino mera “constatación de hecho”, ha pesado exclusivamente sobre mis hombros, sin honra ni provecho propios, y con las “esaboriciones” necesarias para quitarle a uno también el gusto. En fin, pase lo que haya de pasar, yo he sacado el hombro –aunque no completamente– para estos últimos números porque estoy en vísperas de un viaje y ocupado en las cien mil incumbencias que esto implica a la fecha de hoy. A final de año, en efecto, iré hacia esas latitudes del continente. Voy a comenzar por Puerto Rico, donde he concretado el ofrecimiento que ya el año pasado me hicieron y no pude aprovechar. Luego... no sé: Méjico, Guatemala, lo que vaya saliendo. Tengo mucha gana de salir de aquí, y pasar una pequeña temporada fuera, y creo que es el momento oportuno; pues he publicado en este año dos libros de novelas que han causado su pequeña sensación en el minúsculo mundillo literario para el que dos “éxitos” seguidos quizás sea demasiado insoportable; me he quedado libre de tareas y planes después de ultimar algunos trabajos a los que estaba comprometido, y, en fin, me parece que me hará bien asomarme a otros ambientes. Hubiera querido ir a Europa, y hasta tenía el propósito hecho; pero vino la devaluación, y los cien mil inconvenientes, y he tenido que resignarme al trópico, donde, al menos, le pagan a uno los gastos. Dejo, sin embargo, a la familia en Buenos Aires, lo que no deja de ser un sacrificio para mí; pero a los motivos económicos se suma la necesidad de que la niña, que hoy ha cumplido quince años, no pierda la continuidad de los estudios.

En fin, no podrá decir que no cumplo su encargo de darle noticias personales. Ya veo por las suyas que se encuentra por lo pronto a gusto donde está ahora. Deseo que su permanencia sea grata y fecunda. Y escríbame. Todavía hay tiempo para que reciba un par de cartas suyas, y las conteste. Muchos saludos, entre tanto, y un abrazo de su amigo

Francisco Ayala.-


FECHA
22/10/1950
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
José M.ª Ferrater Mora
DESTINO
S.l.
ORIGEN
Universidad de Puerto Rico
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO / RÍO PIEDRAS, PUERTO RICO / FACULTAD DE ESTUDIOS GENERALES

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Fondo “Epistolario del Legado Ferrater Mora”. Universitat de Girona. Cátedra Ferrater Mora de Pensamiento Contemporáneo

Carta de Francisco Ayala a José M.ª Ferrater Mora (22/10/1950)

22 de octubre de 1950.

Mi querido Ferrater:

Mil gracias por sus cartas, cuya cordialidad estimo mucho. Desde luego, estoy conforme con la oferta de la señora Marshall; de todos modos, hubiera aprovechado la hospitalidad de usted para pasar unas horas a su lado, pues no quería dejar de verlo y conversar con usted durante mi paso por Estados Unidos. Así, daré una conferencia, y esos dólares serán una pequeña ayuda. Respecto de la posibilidad de hacer otra en inglés para el departamento de Ciencias sociales, más vale descartarla, pues no me siento en condiciones de hablar, ni siquiera leer, en inglés –mi pronunciación es detestable y los resultados serían catastróficos.

Mi plan, por ahora, consiste en ir a Nueva York y allí instalarme con la familia en un departamentito amueblado, que siempre será más barato que un hotel. De ese modo, mientras yo hago excursiones para conocer las universidades y visitar a los amigos de esa zona, Nina y la niña pueden disfrutar de Nueva York durante el mes completo que podremos pasar ahí.

Respecto de la ocultación, que me imputa, de mi obra literaria última, no tiene otra causa sino la tacañería de los editores para dar al autor ejemplares, fenómeno que usted también conoce. Puesto que usted ha leído ya Los usurpadores, quiero darle ahora La cabeza del cordero, que apareció después en la Losada; pero tendré que esperar a recibir ejemplares, pues no tengo aquí ninguno y quisiera llevar unos cuantos cuando vaya para allá.

Tenemos infinitas cosas de qué hablar, y será pronto. Reciba entre tanto un abrazo de su amigo

Francisco Ayala.-


FECHA
04/02/1951
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
José M.ª Ferrater Mora
DESTINO
S.l.
ORIGEN
Universidad de Puerto Rico
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO / RÍO PIEDRAS, PUERTO RICO / FACULTAD DE ESTUDIOS GENERALES

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Fondo “Epistolario del Legado Ferrater Mora”. Universitat de Girona. Cátedra Ferrater Mora de Pensamiento Contemporáneo

Carta de Francisco Ayala a José M.ª Ferrater Mora (04/02/1951)

4 de febrero de 1951.

Mi querido Ferrater:

Hoy mismo escribo a Borges –no lo había hecho antes por la necesidad de atender a una balumba de cosas, de las que poco a poco me voy desprendiendo– y le pido que le envíe a usted,no sólo los dos tomitos en cuestión, sino también el Aleph, caso de que disponga de algún ejemplar.

No será menester que le diga cuanto le agradezco sus palabras relativas a mis novelas. Las ha leído usted con generosidad de espíritu, y ha tenido también la generosidad de decirme que le gustan, cosa que, increíblemente, resulta excepcional, aun más que lo primero.

Voy a pedirle un favor: cuando quise escribirle a Clavería unas palabras para decirle que había leído sus dos trabajos –verdaderamente sugestivos y serios– sobre Unamuno, y que los he dado a leer a Serrano Poncela, me dí cuenta de que no tengo conmigo su dirección. Entre tanto, se han pasado unas cuantas semanas, y lo que hubiera podido decirle ya está un poco frío. Me pesa, porque, en todo caso, hubiera debido agradecer a ese simpático matrimonio sus gentilezas. Y el favor que quiero pedirle a usted es que me disculpe con ellos, diciéndoles, sencillamente, lo que me ha pasado, y me transmita su dirección para una próxima oportunidad.

Yo sabía que andaba por ahí el hijo de López Llausás, pues me retransmitieron desde Nueva York una carta del padre, donde me lo anunciaba. Lástima que no lo veré, a menos que se quede por aquí unas horas a su regreso. Me alegro de que le haya confirmado la que recordará usted era mi impresión acerca de las editoriales argentinas y en particular de la Sudamericana.

He conversado con Medina Echevarría sobre el capítulo que tuve ocasión de medio leer en el original de usted, y se mostró muy interesado. En verdad, escribimos unos cuantos, los unos para los otros; pero así está bien, después de todo.

Dígale a Jaimito que me acuerdo mucho de él, de sus idiomas y de sus picardías. Saludos a su esposa, y reciba usted un abrazo de

Francisco Ayala.-


FECHA
01/05/1952
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
José M.ª Ferrater Mora
DESTINO
Bryn Mawr College
ORIGEN
Universidad de Puerto Rico
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con correcciones a mano, firma autógrafa y membrete:] UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO / RÍO PIEDRAS, PUERTO RICO / FACULTAD DE ESTUDIOS GENERALES

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Fondo “Epistolario del Legado Ferrater Mora”. Universitat de Girona. Cátedra Ferrater Mora de Pensamiento Contemporáneo

Carta de Francisco Ayala a José M.ª Ferrater Mora (01/05/1952)

1ro. de mayo de 1952

Sr. José Ferrater Mora

Bryn Mawr College

Cartref

Bryn Mawr, Pa.

Mi querido Ferrater:

Yo también tenía muchos deseos de noticias directas suyas, aunque indirectamente me han llegado algunas de vez en cuando. Al recibir su trabajo sobre “Suárez” y sus afectuosas palabras, me siento inmediatamente movido a reanudar nuestra correspondencia, y comienzo por remitirle a usted un librito que acaban de publicarme en México, compuesto por varios ensayos y artículos que usted ya conoce; pero, entre ellos, un apunte precisamente sobre “Suárez”, bastante superficial, como usted verá, pero dirigido al problema de la teoría del Estado.

Durante este año que, como usted recuerda, llevamos sin comunicarnos, hice el viaje a Europa del que hubimos de hablar a mi paso por Bryn Mawr. Estuvimos, en suma, tres meses, distribuyendo ese tiempo entre Francia, Suiza e Italia. Para qué voy a intentar decirle en dos palabras el gusto y provecho que este viaje nos ocasionó a los tres; puede imaginárselo juzgando por su propia experiencia. A final del año estuve en México, donde pasé un mes, esta vez yo solo; el propósito era conocer ese país, y el pretexto, lo fué dar unas conferencias en los cursos de invierno, en las que ofrecí un anticipo (que naturalmente nadie o casi nadie entendió) de un trabajo que me propongo llevar a la larga, en un sentido que puede aproximarlo a la idea de una antropología filosófica. Cuando haya una ocasión de que nos veamos, le explicaré con algún detenimiento cuáles son sus líneas capitales.

Entre tanto, aquí continúo las tareas poco amenas de este curso; pero bien y contento, ya que me encuentro muy cómodo y a gusto en este país. Si se añade que en el curso próximo mi hija irá a estudiar arquitectura en la Universidad de Columbia, y que la acompañará Nina durante ese tiempo, o al menos durante las primeras etapas, ya tiene usted nuestras mas importantes novedades del pasado inmediato y del futuro previsible.

Ahora espero que usted me escriba una carta contándome las suyas, y sobre todo hablando con algún detenimiento del curso de sus trabajos y de sus propósitos.

Nina y la niña me encargan sus saludos cordiales para ustedes. Nos imaginamos a Jaimito con año y medio más, transformado el estilo de sus diabluras.

Y reciba un fuerte abrazo de su amigo,

Francisco Ayala.-

Francisco Ayala