Las cartas de Francisco Ayala sobre

La Nación

La Nación. Buenos Aires. 1870-

A poco de llegar a Buenos Aires, Ayala fue invitado por Eduardo Mallea, quien dirigía el suplemento literario del periódico porteño, a escribir en sus páginas. 


La colaboración de Francisco Ayala con La Nación se extendió hasta 1993. En 2012 la editorial Pre-Textos publicó el monográfico Francisco Ayala en La Nación de Buenos Aires.

cartas 1 al 5 de 21
FECHA
30/06/1928
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Guillermo de Torre
DESTINO
Buenos Aires
ORIGEN
Madrid
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta manuscrita]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Biblioteca Nacional de España. Mss/22819/6

Carta de Francisco Ayala a Guillermo de Torre (30/06/1928)

30 junio 1928

Querido Guillermo: Le agradezco la publicación de mi artículo, y espero el interesante giro que me avisa. (Ud. será nuestra Providencia transatlantica.) Hoy he visto el nº de "Sintesis" en la Rev. de Occidente, pero todavía no he podido leerlo.

Hemos comentado con la natural satisfacción su nombramiento de Secretario de la hoja literaria de La Nación. Yo me he alegrado mucho al saberlo; y lo unico que siento es que esa circunstancia le aleje de la calle Alcalá de un modo más definitivo. Reciba mi enhorabuena afectuosa, y como Ud. dice, no lo deploremos, sino todo al contrario.

Pocas anécdotas puedo contarle, porque con el calor que está haciendo apenas si he visto a nadie en estos dias ni me he enterado de nada. Por lo demás, la anecdota escasea desde hace algun tiempo. Solo podría notificarle sucesos, que Ud. conoce ya, y que por tanto no constituyen novedad alguna: el viaje de Ortega, por ejemplo. La presencia de Petriconi, que un hombre delicioso, lleno de curiosidad por la literatura joven, y sumamente simpatico. Hemos comido con él algunos dias, y le hemos llevado (por su deseo, desde luego) a sitios tan distinguidos como la posada del Segoviano, y el Kursaal Magdalena.

Otro suceso, y este desgraciado, ha sido la muerte de Basterra, que sufrió un nuevo ataque, y por fin, tras una crisis en que rompió cristales y se hirió una mano, tuvieron que llevarle a casa de Lafora. Allí murió, el pobre.

Le envio Gallo. Esos dos nº son los unicos que han salido, y creo que ya no saldrán otros. Están agotados: los ejemplares que le envio son los que yo tenía, porque no se pueden encontrar otros. En cuanto a Meseta, le digo a Arconada que la envíe. Yo no la tengo, y él sí. (Él, como castellano.)

En septiembre publicarán los Cuadernos Literarios un tomito mio, con cosas casi en su totalidad publicadas ya en revistas. Se lo enviaré.

Escribame largamente, a la europea.

Y mientras tanto reciba un abrazo de su buen amigo y compº

Francisco Ayala.-


FECHA
20/11/1944
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
José Medina Echavarría
DESTINO
Ciudad de México
ORIGEN
Buenos Aires
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con nota final y firma autógrafas]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
El Colegio de México. Fondo La Casa de España. México

Carta de Francisco Ayala a José Medina Echavarría (20/11/1944)

Buenos Aires, 20 de noviembre de 1944.

Sr. José Medina Echavarría.

MEXICO.

Querido Pepe:

Acabo de recibir tu carta de 3 del corriente, con el cheque a que se refiere, y la mitad de cuyo importe entregaré a Treves. Ya teniamos noticia de la llegada del original y de la inmediata publicación, tanto de éste como del mio sobre la libertad, por Cosio, con quien he estado durante estos dias con relativa frecuencia.

En cuanto a mi Ensayo sobre la libertad, quisiera poder disponer de 100 ejemplares para regalar. Te ruego que, tan pronto como salga la expedición del libro para acá, escribas a quien corresponda –supongo que se tratará ya del nuevo representante de la Casa, que, por cierto, es buen amigo mío– haciendole la correspondiente indicación, a fin de que yo pueda disponer los envios.

Ya he visto los dos primeros tomos de Economía y sociedad. Es toda una empresa publicar un libro así; te felicito. He publicado un primer artículo en La Nación comentando el libro, y seguirá otro que estoy haciendo para el mismo periódico.

Hemos conversado Cosio y yo sobre la eventualidad de que yo pasara una temporada mas o menos larga en Méjico, según mis antiguos deseos, que ahora se multiplican por nuevas circunstancias que él podrá referirte; pero la principal de todas, aunque parezca la mas arbitraria, es que estoy harto hasta mas no poder del clima del Rio de la Plata, que me deprime y disminuye mis facultades de trabajo, justo en una época en que siento las mejores disposiciones intelectuales para producir algo. Esta especie de urgencia psicológica me ha llevado a aceptar un contrato en Rio de Janeiro –no es un ideal tampoco el clima, pero con todo preferible a este, y en todo caso, distinto-, contrato por demás excelente, y que está a punto de ultimarse. Yo no he querido adquirir un compromiso demasiado largo (querian dos años, y yo los he reducido a una opción por igual tiempo), pues quiero estar desligado en la temporada próxima y, sobre todo, no pienso desvincularme por completo de Buenos Aires, que, a pesar de todo, es Buenos Aires. En definitiva: Cosio me dice que no habría inconveniente, si fuese a México, en arreglarme una situación en el Colegio; que va a hablar contigo, y que ya concretaremos fechas. Si, como creo, se arregla en definitiva lo del Brasil, sería para despues, y habría tiempo mas que suficiente para prevenirlo todo. En otro caso, lo apresurariamos en lo posible.

Recibe un abrazo de

Paco.-

Francisco Ayala.

[Escrito a mano:] Saludos de Nina para vosotros.


FECHA
12/07/1948
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Fidelino de Figueiredo
DESTINO
Sao Paulo
ORIGEN
Buenos Aires
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] REALIDAD / REVISTA DE IDEAS / DEFENSA 119, 1º - TEL. 33-3482 - BUENOS AIRES - REP. ARGENTINA

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Letters to Fidelino de Figueiredo (Collection 2034). Library Special Collections, Charles E. Young Research Library, UCLA.

Carta de Francisco Ayala a Fidelino de Figueiredo (12/07/1948)

12 de julio de 1948

Señor

Prof. Fidelino de Figueiredo

SAN PAULO

Mi querido amigo:

El correo no es sino una de las tantas cosas como vemos deteriorarse día a día en este encantador mundo. Dejémoslo.

Le hago mandar el nº 8 de la Revista Realidad para que se forma idea de su carácter. Yo creia que sería bien conocida ahí, pues en otras partes se difunde bien y ha ganado tal prestigio que suele ser considerada como la mejor de lengua española. Un ensayo que usted quiera mandarnos honrará sus páginas.

Mi pregunta por Campos Pereira tenía como razón de ser haber leído últimamente su libro El paraíso volvió, que me ha interesado en cierto grado y he citado últimamente en un artículo sobre literatura de la postguerra que publiqué en La Nación.

¿Ha visto usted ya el libro de Américo Castro España en su historia? Es un hermoso volumen lleno de cosas inteligentes y que debería suscitar apasionadas polémicas si hubiera todavía en el mundo interés por estas cosas.

No deje de darme noticias suyas y de preparar la deseada colaboración. Entre tanto espero el Boletin de Letras nº 6 que ha de interesarme como los anteriores me interesaron.

Reciba un cordial abrazo de su fiel amigo

Francisco Ayala.-

Francisco Ayala


FECHA
31/12/1955
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Eduardo Mallea
DESTINO
S.l.
ORIGEN
Nueva York
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] PRINCETON UNIVERSITY / PRINCETON, NEW JERSEY / Department of Modern Languages and Literatures

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Archivo Eduardo Mallea

Carta de Francisco Ayala a Eduardo Mallea (31/12/1955)

Nueva York, 31 diciembre 1955.

Querido Eduardo:

Acabo de recibir tu carta “oficial” invitándome a colaborar en la nueva fase de La Nación, y la he contestado enseguida en la forma que verás por la copia adjunta. Pero no quiero limitarme a esa respuesta, sino expresarte mi gratitud por el afecto y nunca desmentida amistad que me muestras, y a los que puedes estar seguro que correspondo con creces; pues pasan los años, y tú eres y sigues siendo uno de los pocos seres humanos que para mí cuentan de veras, y cuya ausencia siento, pues la comunicación epistolar es siempre deficiente... y no digamos cuando el corresponsal eres tú, porque entonces es cosa de reirse.

Supe por Valmaggia, que estuvo aquí en casa durante su paso por Nueva York, el cargo que te habían dado, y lo comentamos con alegría. Le encargué que te diera un abrazo de mi parte, cosa que, naturalmente, se habrá olvidado de hacer. Ahora, no sé dónde te alcanzará esta carta; pero en todo caso me gustaría tener unas lineas tuyas con tu dirección más permanente en Europa, pues no sería nada dificil que a mediados de año podamos encontrarnos. Para entonces creo que podré tener una que llaman licencia sabática y que consiste en un año con sueldo completo, y estoy proyectando pasarla en el norte de Africa, observando aquel mundo en ebullición; pero antes, claro está, me daré una vuelta por el continente europeo, tanto más, que mi hija, ya para entonces arquitecta, probablemente pasará un año estudiando en Italia.

Quizás recibirías antes de salir de Buenos Aires un ejemplar que hice enviarte de mi nuevo librito, Historia de macacos, publicado por la Revista de Occidente. Hay en él varias novelas cortas que tú ya conoces, y otras que no. Es la misma colección que me había pedido Goyonarte [sic], y que le di con cierta renuencia, porque deseaba, como al fin lo he hecho, publicarlo en España para experimentar la reacción, que ya por lo que se refiere a la censura no deja de ser curiosa. Cuando Goyanarte rompió con Victoria le retiré el libro, que él quería publicar en su nueva editorial; y por supuesto Sur no se creyó en el caso, ni por mero cumplido, de ofrecerme editarlo...

Ahora estoy metido en una novela larga, que espero adelantar durante los próximos meses de residencia en la selva, así como también terminar un librucho sobre la materia del libro que estoy dictando en Princeton; algo que irá bien, quizás, en los Breviarios del Fondo. Entre todas estas cosas, irá saliendo la colaboración a que ahora me comprometo contigo para La Nación, y que será prácticamente exclusiva, pues como puedes imaginarte no me quedará demasiado tiempo para nada más. Esta colaboración, voy a emprenderla con cariño y entusiasmo, pues vale la pena luchar por que se restablezca el tono intelectual de Buenos Aires que, tras la pasada experiencia, no puede seguir alimentandose de preciosismos y jugueteos. Si uno puede ayudar en algo, debe de hacerlo.

De parte de todos nosotros reciban ustedes dos la afectuosa expresión de nuestros sentimientos de Año Nuevo, con lo mejores augurios y un abrazo de

Francisco Ayala.-


FECHA
07/03/1956
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Juan S. Valmaggia
DESTINO
La Nación. San Martín 344, Buenos Aires
ORIGEN
Universidad de Puerto Rico
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Academia Argentina de Letras

Carta de Francisco Ayala a Juan S. Valmaggia (07/03/1956)

7 de marzo de 1956

Sr. Juan S. Valmaggia.

La Nación,

San Martín 344,

Buenos Aires, Argentina.

Mi querido amigo:

Contesto a su carta fecha 28 de mayo, incluyendo un cheque por cincuenta dólares en devolución del importe que me pagaron adelantado por el artículo que no han de publicar.

Entiendo bien, y por supuesto respeto, los criterios que guían a la dirección del diario para adoptar esa decisión. Veo, sin embargo, que me había equivocado al interpretar los términos de la carta que Eduardo Mallea me escribió con fecha 14 de diciembre. Entendí por ella, que sí podrían tratarse temas sujetos a contradicciones y polémicas y salir de ese terreno que usted llama eufemísticamente "más doctrinario". Ojalá que en adelante encuentre yo el temple adecuado para sintonizar con ustedes y honrarme de nuevo colaborando en La Nación.

Cordialmente lo saluda

FRANCISCO AYALA

bmr

adjunto