Las cartas de Francisco Ayala sobre

Nina Silva

Etelvina Silva Vargas. Puerto Montt, Chile, 1908-Madrid, 1990.

En Berlín, donde vivía con su hermana Lucinda, ambas con una beca Humboldt, conoció a Francisco Ayala. Allí contrajeron matrimonio el 20 de enero de 1931. Sus conocimientos de alemán le permitieron ayudar a su marido en las traducciones de obras académicas y literarias. En 1934 nació en Madrid la única hija del matrimonio, Nina Ayala.

cartas 1 al 5 de 175
FECHA
20/11/1944
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
José Medina Echavarría
DESTINO
Ciudad de México
ORIGEN
Buenos Aires
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con nota final y firma autógrafas]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
El Colegio de México. Fondo La Casa de España. México

Carta de Francisco Ayala a José Medina Echavarría (20/11/1944)

Buenos Aires, 20 de noviembre de 1944.

Sr. José Medina Echavarría.

MEXICO.

Querido Pepe:

Acabo de recibir tu carta de 3 del corriente, con el cheque a que se refiere, y la mitad de cuyo importe entregaré a Treves. Ya teniamos noticia de la llegada del original y de la inmediata publicación, tanto de éste como del mio sobre la libertad, por Cosio, con quien he estado durante estos dias con relativa frecuencia.

En cuanto a mi Ensayo sobre la libertad, quisiera poder disponer de 100 ejemplares para regalar. Te ruego que, tan pronto como salga la expedición del libro para acá, escribas a quien corresponda –supongo que se tratará ya del nuevo representante de la Casa, que, por cierto, es buen amigo mío– haciendole la correspondiente indicación, a fin de que yo pueda disponer los envios.

Ya he visto los dos primeros tomos de Economía y sociedad. Es toda una empresa publicar un libro así; te felicito. He publicado un primer artículo en La Nación comentando el libro, y seguirá otro que estoy haciendo para el mismo periódico.

Hemos conversado Cosio y yo sobre la eventualidad de que yo pasara una temporada mas o menos larga en Méjico, según mis antiguos deseos, que ahora se multiplican por nuevas circunstancias que él podrá referirte; pero la principal de todas, aunque parezca la mas arbitraria, es que estoy harto hasta mas no poder del clima del Rio de la Plata, que me deprime y disminuye mis facultades de trabajo, justo en una época en que siento las mejores disposiciones intelectuales para producir algo. Esta especie de urgencia psicológica me ha llevado a aceptar un contrato en Rio de Janeiro –no es un ideal tampoco el clima, pero con todo preferible a este, y en todo caso, distinto-, contrato por demás excelente, y que está a punto de ultimarse. Yo no he querido adquirir un compromiso demasiado largo (querian dos años, y yo los he reducido a una opción por igual tiempo), pues quiero estar desligado en la temporada próxima y, sobre todo, no pienso desvincularme por completo de Buenos Aires, que, a pesar de todo, es Buenos Aires. En definitiva: Cosio me dice que no habría inconveniente, si fuese a México, en arreglarme una situación en el Colegio; que va a hablar contigo, y que ya concretaremos fechas. Si, como creo, se arregla en definitiva lo del Brasil, sería para despues, y habría tiempo mas que suficiente para prevenirlo todo. En otro caso, lo apresurariamos en lo posible.

Recibe un abrazo de

Paco.-

Francisco Ayala.

[Escrito a mano:] Saludos de Nina para vosotros.


FECHA
29/05/1948
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Amado Alonso
DESTINO
S.l.
ORIGEN
Buenos Aires
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con correcciones a mano, firma autógrafa y membrete:] Francisco Ayala

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Courtesy of the Harvard University Archives

Carta de Francisco Ayala a Amado Alonso (29/05/1948)

Buenos Aires, 29 de mayo de 1948.

Querido Amado Alonso:

Acudo a tí en demanda de apoyo para realizar un proyecto de viaje que tú, como gran cacique norteamericano, podrás allanarme por lo que se refiere a los Estados Unidos. Quisiera aprovechar el verano porteño, quizás extendiendolo un poco, para hacer una gira de conferencias por toda América, con el fin de conocer lo que no conozco y de dar al mismo tiempo un empujón a la Sociología, llevando la propaganda viviente, que es la más eficaz. El libro, como quizás sepas, ha tenido buen éxito, ya va saliendo el segundo millar (son 5.000) y, por lo que sé, se vende bien en España, donde no ha tenido tropiezo, y en todas partes donde llegan ejemplares. El problema, sin embargo, está en esa llegada, puesto que los distribuidores son muy remisos, por las razones consabidas. Un viaje de conferencias sería, estoy seguro, la ocasión para que el grueso de la edición saliera, al concitar el interés hacia la obra. (Ahora empiezan a enterarse, por ejemplo, en el Brasil, de su existencia –es decir, un año después de publicada– y a hacer pedidos directos, pues los distribuidores no envían nada espontáneamente).

Con lo que digo, ya puedes suponerte lo que quisiera de ti: que me consigas algún cursillo retribuido, o conferencias sueltas, en universidades norteamericanas, con cuya ocasión pueda yo conocer ese pais y entablar contactos que me resultarán convenientes. Las materias sobre que podría hablar, tú lo sabes, son, además de los temas que componen el índice del Tratado y en particular los problemas de sociología del arte, cuestiones de crítica literaria que nunca he dejado de cultivar. Casi eres tú, conociendo como conoces mis posibilidades, quien podría indicar lo más conveniente, ya que también estás familiarizado con ese ambiente, para mí extraño. Por supuesto, las clases tendrían que ser en español, pues aun cuando leo y traduzco el inglés corrientemente, no lo he hablado nunca hasta ahora. Espero que me digas, si es que como supongo quieres ayudarme, qué posibilidades ves al respecto.

Nosotros seguimos vuestras noticias indirectamente, sobre todo a través de Andrés, en quien tienes una vestal infatigable. Quizás él te habla también alguna vez de nosotros. Nuestra vida continúa sin grandes alternativas, excluidas de la cuenta esas ordinarias contingencias de enfermedades, pequeñas iniciativas, preocupaciones, murmuraciones, cavilaciones y demás episodios de la diaria lucha por la vida. Si mi proyecto cuaja, habrá ocasión de que conversemos sobre lo divino y lo humano.

Entre tanto, afectuosos saludos de Nina y la niña para todos vosotros y para tí un abrazo de

Ayala.-

Defensa 649

BUENOS AIRES


FECHA
23/12/1948
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Juan Ramón Jiménez
DESTINO
Riverdale, Maryland
ORIGEN
Buenos Aires
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta manuscrita con membrete:] Francisco Ayala

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Sala Zenobia y Juan Ramón Jiménez. Universidad de Puerto Rico (recinto de Río Piedras). San Juan de Puerto Rico

Carta de Francisco Ayala a Juan Ramón Jiménez (23/12/1948)

Buenos Aires 23 diciembre 1948.

Mi querido Juan Ramón:

Para estas fechas les supongo ya instalados de nuevo en su casa y habitual vida, donde quiero que les llegue mi saludo de fin de año. Su paso por aquí, tan fecundo en todos los ordenes, ha sido para nosotros ocasión de alegría tan grande que lo hará inolvidable. Estas lineas son sólo anuncio de otras noticias que le llegaran pronto en forma de librito. Entre tanto, reciban ustedes muestras cariñosas, y un cordial abrazo de

Ayala.-

[Escrito por Nina Silva:] Apenas se marcharon Uds. ya estamos deseando su regreso. Los recordamos en nuestras conversaciones con mucha frecuencia y cariño.

Tambien con la niña Analise les recordamos al entregarle yo su mensaje.

Les deseo felicidades en el año [...]


FECHA
15/10/1950
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Juan Ramón Jiménez
DESTINO
Riverdale, Maryland
ORIGEN
Universidad de Puerto Rico
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] FRANCISCO AYALA

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Sala Zenobia y Juan Ramón Jiménez. Universidad de Puerto Rico (recinto de Río Piedras). San Juan de Puerto Rico

Carta de Francisco Ayala a Juan Ramón Jiménez (15/10/1950)

Rio Piedras, 15 de octubre de 1950.

Mi querido Juan Ramón:

Después de tantos meses sin comunicarnos, pero no sin que yo haya sabido de ustedes alguna que otra vez por diferentes conductos, le escribo ahora estas lineas para preguntarle dónde se encontrarán ustedes durante la segunda mitad de diciembre próximo y comienzos de enero; pues nosotros pensamos aprovechar el lapso entre los dos semestres para ir a conocer los Estados Unidos y no queremos dejar de verles con esa ocasión.

Yo no sé si ya tenían ustedes noticia de esta nuestra aventura tropical. En ocasión de un viaje que, según mi proyecto, debía durar unos cuantos meses, llegué a esta pintoresca isla, y... me he quedado enseñando en su universidad por un tiempo que no sé cuánto habrá de prolongarse, pero que en ningún caso será menor del presente año académico. La gente aquí es cordial, suave; y hasta ahora estamos contentos de nuestra experiencia. [¿]Conocen ustedes Puerto Rico? Me parece que les gustaría pasar aquí una temporada, y para nosotros sería un gusto muy grande tenerles cerca.

Nina y la niña, que se encuentran muy bien, me encargan de transmitir a ustedes sus cariñosos recuerdos. Y yo, por mi parte, les envio un cordial saludo.

Suyo siempre

Francisco Ayala.-

Perdóneme, Juan Ramón, esta horrible máquina con que le escribo.

Mi dirección:

Universidad de Puerto Rico. RIO PIEDRAS, Puerto Rico.


FECHA
22/10/1950
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
José M.ª Ferrater Mora
DESTINO
S.l.
ORIGEN
Universidad de Puerto Rico
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO / RÍO PIEDRAS, PUERTO RICO / FACULTAD DE ESTUDIOS GENERALES

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Fondo “Epistolario del Legado Ferrater Mora”. Universitat de Girona. Cátedra Ferrater Mora de Pensamiento Contemporáneo

Carta de Francisco Ayala a José M.ª Ferrater Mora (22/10/1950)

22 de octubre de 1950.

Mi querido Ferrater:

Mil gracias por sus cartas, cuya cordialidad estimo mucho. Desde luego, estoy conforme con la oferta de la señora Marshall; de todos modos, hubiera aprovechado la hospitalidad de usted para pasar unas horas a su lado, pues no quería dejar de verlo y conversar con usted durante mi paso por Estados Unidos. Así, daré una conferencia, y esos dólares serán una pequeña ayuda. Respecto de la posibilidad de hacer otra en inglés para el departamento de Ciencias sociales, más vale descartarla, pues no me siento en condiciones de hablar, ni siquiera leer, en inglés –mi pronunciación es detestable y los resultados serían catastróficos.

Mi plan, por ahora, consiste en ir a Nueva York y allí instalarme con la familia en un departamentito amueblado, que siempre será más barato que un hotel. De ese modo, mientras yo hago excursiones para conocer las universidades y visitar a los amigos de esa zona, Nina y la niña pueden disfrutar de Nueva York durante el mes completo que podremos pasar ahí.

Respecto de la ocultación, que me imputa, de mi obra literaria última, no tiene otra causa sino la tacañería de los editores para dar al autor ejemplares, fenómeno que usted también conoce. Puesto que usted ha leído ya Los usurpadores, quiero darle ahora La cabeza del cordero, que apareció después en la Losada; pero tendré que esperar a recibir ejemplares, pues no tengo aquí ninguno y quisiera llevar unos cuantos cuando vaya para allá.

Tenemos infinitas cosas de qué hablar, y será pronto. Reciba entre tanto un abrazo de su amigo

Francisco Ayala.-