Las cartas de Francisco Ayala sobre

El as de Bastos

El as de Bastos, Buenos Aires, Sur, 1963.

Recopilación editada por Sur de relatos de Francisco Ayala aparecidos con anterioridad en diferentes publicaciones (a excepción del que da título a la obra). El prólogo estuvo a cargo de Héctor A. Murena. 

cartas 6 al 10 de 13
FECHA
04/10/1963
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
José M.ª Ferrater Mora
DESTINO
S.l.
ORIGEN
New York University. Graduate School of Arts and Science
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] NEW YORK UNIVERSITY / WASHINGTON SQUARE COLLEGE OF ARTS AND SCIENCE / WASHINGTON SQUARE, NEW YORK 3, N.Y. / JUNIOR YEAR IN SPAIN / OFFICE OF THE DIRECTOR / 15 WASHINGTON MEWS

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Fondo “Epistolario del Legado Ferrater Mora”. Universitat de Girona. Cátedra Ferrater Mora de Pensamiento Contemporáneo

Carta de Francisco Ayala a José M.ª Ferrater Mora (04/10/1963)

4 de octubre 1963

Querido José María:

Tus 'primeras impresiones' coinciden en un todo con las mias; y aun temo que mi reacción, si hubiera de expresarse en palabras, tendría un tono menos discreto que el tuyo. De todos modos, la palabra embarque, de la que te vales, ya lo dice todo.

A eso, yo añadiría: ¿por qué se nos pide que firmemos una carta cuyos destinatarios dentro de España desconocemos? Y éstos ¿qué peligros ven en el horizonte que les obligan a refugiarse en las catacumbas? Todo esto es falso, y hasta algo ridículo. En vista del antecedente constituido por el famoso libro colectivo, en el que cada cual compromete sólo aquello que él haya escrito y firmado, no obstante lo cual, y seguramente por temor o asco al contagio, no han querido ciertos señores entrar en él, hasta el punto de que el libro está todavía en 'veremos', puede sospecharse que si 'los verdaderos iniciadores residentes en el interior' no dan la cara, es porque a lo mejor no existen, –razón potísima, desde luego para omitir sus nombres.

Y muchas más cosas habría que decir; pero con éstas basta, creo yo. He hablado hace un rato con Victoria Kent, que es andaluza como yo (tú hablarás, supongo, con los catalanes Bosch y Casals), y veo que opina en el caso igual que este su paisano, y según me dice, va a contestar insistiendo en que las iniciativas de semejante orden, para ser válidas y eficaces, deben de partir del interior, y no de nosotros.

En igual sentido pienso yo escribirles una carta a los amigos Ridruejo y Gorkin cuando pasen unos pocos dias. Y sospecho por el tenor de tu misiva que otro tanto harás tú. Mejor es no aludir a los cambios de impresiones habidos, ya que estos no han obrado persuasión ninguna, sino que la coincidencia ha sido espontánea.

Dime: ¿no has recibido en estos dias, procedente de Buenos Aires, una obrita didáctica que, bajo el título de El as de bastos, acaba de publicarme 'Sur'?

Tu libro ha quedado espléndido; te felicito una vez más.

Espero que, dada tu actividad reconocida, te adelantes muy pronto a la esquédula, y vengas a hacernos una visita.

Entre tanto, abrazos de

Ayala.-


FECHA
13/10/1963
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Ricardo Gullón
DESTINO
S.l.
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] NEW YORK UNIVERSITY / WASHINGTON SQUARE COLLEGE OF ARTS AND SCIENCE / WASHINGTON SQUARE, NEW YORK 3, N.Y. / DEPARTMENT OF SPANISH AND PORTUGUESE

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Harry Ransom Center. The University of Texas at Austin

Carta de Francisco Ayala a Ricardo Gullón (13/10/1963)

13 de octubre de 1963

Mi querido Ricardo:

Esta vez se me han pasado sin escribirte más dias de lo regular y de lo que hubiera querido: pejigueras mil, académicas unas y otras extracurriculares, me han tenido sin tiempo ni para rascarme, que es una de las actividades más urgentes del ser humano. Hoy, después de un examen de doctorado y antes de echarme a corregir trabajos, por fin te escribo. Y claro está, se me olvidará decirte la mayor parte de las cosas en que había pensado durante este entretiempo.

Empezará con el noticiario personal: Por fin parece que está lista la traducción de Muertes de Perro y se publicará en la primavera bajo el título de Death as a way of life. ¿Que te parece este título? Yo no se si decir que ‘va’ o ‘bah’. #He recibido noticia de que una casa italiana, Longanesi (nemotecnia a base de longaniza) va a publicar ésa novela en un tomo con El Fondo del Vaso. # Respecto de esta última, han llegado dos repercusiones más o menos críticas de Argentina: un artículo, sin firma, donde me insultan por inmoral o poco menos, en respuesta por el método de Ahn a mi artículo sobre el estado del país en 1962, y otro, en Sur, del joven Enrique Pezzoni, que hace un análisis afectuoso y sagaz del libro. (Pero me doy cuenta de que acabo de confundir una cosa: el primero de aquellos artículos es sobre El As de Bastos). # En relación con dicho As y con el libro que antes le había enviado, me ha escrito Andersson sendas cartas, muy finas y cordiales, acusando recibo. Cuando lo encuentres (que a lo mejor es dentro de un rato) dale las gracias de mi parte. #Por aquí anduvo Benítez, y me contó lo más recientes bochinches de la Isla de la Simpatía. De algunos de ellos, ya tenía yo anticipo en tu última carta. #Recibí carta de Fernández Mendez preguntándome si yo me acordaba en que condiciones se había contratado luengos años ha el libro de Mesnard, pues la editorial francesa reclama cumplimento de contrato, y ellos no tienen los papeles, que están sumamente archivados en San Juan. ¡Si serán pelotudos! #Hice rápida visita a Washington D.C. para participar en mesa redonda (ya uno se va reduciendo a los placeres de la mesa), organizada por la Embajada de Chile sobre novela hispanoamericana. Uno de los ilustres participantes, Schiessinger Jr., empezó confesando que nunca había leido ninguna, lo cual es siempre un buen comienzo. #De Jorge no he tenido noticia alguna. Me lo imagino disfrutando de los placeres de la villa y corte. # Bueno, yo creo que el noticiario se ha terminado, si se agrega que, a su paso por aquí, telefoneó Judith Ellenbogen, obstinadísima en casarse con el danzante de marras.

Ahora espero que me escribas tú, y me cuentes todo acerca de tus actividades (digo, no todo, sino aquello que no ofenda mi natural pudor). Supongo que, dueño de mejor servicio de información que el mío, sabrás más que yo de las próximos pasos de La Torre, cuyo número sobre Machado calculo que debe de estar en la imprenta, y por consiguiente, ya tirado el anterior, del que me hablabas en tu misiva postrera. Veremos, y requeteveremos.

No tardes mucho en responder: tienes a tu servicio espléndida asistencia clerical, mientras que yo tengo que oficiar por mí mismo.

Un gran abrazo de

Ayala.-


FECHA
16/10/1963
REMITENTE
Max Aub
DESTINATARIOS/AS
Francisco Ayala
DESTINO
S.l.
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Fundación Max Aub. ©Max Aub y Herederos de Max Aub

Carta de Max Aub a Francisco Ayala (16/10/1963)

Octubre 16, 1963.

Querido Paco:

¿Qué coño es esta dirección que aparece en el sobre de tu As de bastos? (Me alegro muchísimo de verlo en letras de molde. Digo verlo porque acabo de recibirlo y todavía no lo he releído ni me he zampado los desconocidos.

Podrías escribir, ofreciéndome tu casa de Madrid, porque supongo que es cierto que os habéis comprado en la calle del Marqués de Cubas. Cuéntame cosas de allá.

Como todavía eres un chaval, no te invito a colaborar en una bonita revista que se va a llamar Los Sesenta en la que sólo vamos a escribir gentes que los hayan cumplido… Aquí estuvo Casalduero, que si los tiene.

A ver cuando nos vemos. Te advierto que tengo muchas ganas.

Muchos recuerdos de los dos para los dos.

Y un gran abrazo (¿recibiste Campo del moro?)


FECHA
21/10/1963
REMITENTE
Ricardo Gullón
DESTINATARIOS/AS
Francisco Ayala
DESTINO
S.l.
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Harry Ransom Center. The University of Texas at Austin

Carta de Ricardo Gullón a Francisco Ayala (21/10/1963)

21 de octubre de 1963

Querido Paco:

Te veo perdido en las delicias de los papers estudiantiles en los que tantas cosas se aprenden, especialmente paciencia. Como nunca está de más ejercitarla considero que eres muy afortunado al trabajar en un centro donde no faltan ocasiones de mostrar cuánta se posee.

No sé si te dije en mi anterior que al fin me he decidido a publicar el tantas veces anunciado libro sobre la generación de 1925, incompleto como se halla, pues ni tengo tiempo ni humor para volver a escribirlo. El proyecto primitivo no incluía sino poetas, y por eso el libro iba a llamarse “generación poetica”. Ahora pienso que debo incluir algo sobre prosistas y ese algo será el ensayo que escribí sobre Guillermo de Torre para que sirviera de prólogo al libro que editó Seix y Barral y sendos capitulillos dedicados a Jarnés y a ti.

Me convendría saber algunos datos precisos tuyos, de manera que si me envias un breve curriculum vitae, haría uso discreto de los datos que me facilitaras, no para recargar con ellos el capítulo; sí para decir en él algo exacto de tu vida; por ejemplo: tiempo de tu estancia en la Argentina y Puerto Rico; fechas de tu estancia en Estados Unidos, etc. Y claro es, las de tus andanzas juveniles por Europa. No las de la historia privada, sino las que puedan hacerse saber a un público honesto.

Por aquí no hay novedades dignas de mención, salvo que este año tenemos con nosotros dos argentinos: Arocena y Garasa, con quiénes paso muchos y agradables ratos. Arocena me ha encargado que te de recuerdos, al saber que pensaba escribirte.

He recibido El as de Bastos, y lo saboreo con más gusto del que te imaginas. Nuestra rubia Inés se avalanzó [sic] sobre el tomito, pero se sintió defraudada, pues no entendió ni un peñazo de lo que en el primer cuento pasaba. El explicárselo lo dejo a tu cargo. De todas maneras el cuento es estupendo, uno de los mejores tuyos, tal vez tan bueno como el “de Maupassant”. A la chita callando has escrito una porción de narraciones de primerísimo orden.

La traducción de Muertes de perro como Death as a Way of Life me parece malísima. El título tuyo es expresivo y vigoroso mientras el que estos manus te proponen suena casi científico. Como ellos conocen su negocio, y yo ni ese ni ninguno, a lo mejor resulta que lo que yo creo es un error hace vender el libro y en ese caso todo está bien.

Trabajo menos de lo que quisiera, pues se me van los días en menudencias y en atender puñeterías diversas. Quisiera averiguar cómo te las quitas de encima, si te las quitas, imitando tu sabiduría para disponer de más tiempo libre.

Para Nina muchos recuerdos y recibe un fuerte abrazo de


FECHA
14/03/1964
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Ricardo Gullón
DESTINO
S.l.
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa] [Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] NEW YORK UNIVERSITY / GRADUATE SCHOOL OF ARTS AND SCIENCE / WASHINGTON SQUARE, NEW YORK 3, N.Y.

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Harry Ransom Center. The University of Texas at Austin

Carta de Francisco Ayala a Ricardo Gullón (14/03/1964)

14 de marzo de 1964

Querido Ricardo:

Hoy tenía que escribirte para lo que enseguida te diré, y cuando me disponía a hacerlo recibo tu carta fecha de ayer al mismo tiempo que el libro de Gredos (el de P.R. aun no ha llegado; esa gente tiene la costumbre de no contestar: a Eugenio le envié un artículo de un italiano, y ni siquiera ha acusado recibo). También acabo de leer el comentario crítico que Javier dedica a El as de bastos en Insula; le escribo una carta que te incluyo para que se la des; pues supongo que vive contigo.

Bueno, la cosa que quería decirte es que, como sabes, Dacal se ha ido de New York University, a renglón seguido Molina, quien, invitado por la Universidad del Estado de Massachussetts como full professorcon 14,000, presentó el ultimatum a NYU, la cual accedió a darle iguales condiciones, no obstante lo cual, para estupefacción general, y probablemente por decisión de tu prima, decidió renunciar, aceptando el nuevo puesto. Con eso son tres las vacantes que se han producido en nuestro departamento y sección; de modo que ayer el chairman se apresuró a invitarme, prometerme subida de sueldo, y pedirme consejo acerca de personas con quienes cubrir las vacantes. Excuso decirte que tu nombre fue el primero y en cierto modo el único que le recomendé, advirtiéndole que tu sueldo ahí es astronómico y no podrían persuadirte a venir si no lo igualan al menos, pues la ventaja de estar en Nueva York, que ellos cotizan, implica renunciar a otras de que ahí dispones con holgura de gran señoritón. Pienso también que a I. M. lo traeremos desde luego. Por lo que a tí se refiere me pidió que te sondee dándole copia de la carta que te escriba –adjunta va–, y el original de tu respuesta, que a su vez debe ser redactada al efecto, con el aditamento de un desarrollo confidencial para mi propio consumo. Ya verás cómo te planteo la cuestión. Quisiera que todo pudiera hacerse; te imaginarás cuánto me ilusionaría la perspectiva de que nos encontremos juntos en la gran urbe. Salvo tu mejor criterio, creo que debieras contestar diciéndome que te agradaría por tales y cuales razones venir aquí, aunque por tales y cuales otras sentirías dejar eso, e indicando cuáles son las condiciones en que ahí te encuentras. Pero yo creo que tú tienes ya el colmillo mucho más retorcido que yo en estas gitanerías, y nada tengo que decirte. Los tipos están escarmentados con estas defecciones, después de la de Casalduero, y yo les traté de meter la peste en un canuto señalando el camino de perdición a que su tacañería los empuja. Sería buenísimo que pudiera lograrse tu venida y, tal como están las cosas, no me extrañaría que te den lo que pidas.

Me alegro que te haya parecido bien mí artículo sobre el realismo y la carta a Rodríguez Alcalá. No se te ocultan las dificultades que esta carta presentaba, y la necesidad que había de publicarla, dado el modo como la gente entiende –quiero decir, no entiende– los propósitos literarios.

No te escribo más, pues tengo que hacer las otras cartas, para tí y para Javier, y quiero echar el sobre al correo hoy mismo, de modo que el lunes tengas todo en tu poder.

Saludos, y un gran abrazo de

Ayala.- 

[Carta adjunta]

14 de marzo de 1964

Sr. D. Ricardo Gullón,

Universidad de Texas,

Austin, Texas.

Querido Ricardo:

Quizás estarás informado de que Ernesto Dacal va a dejar nuestra universidad para el curso próximo, lo cual nos plantea la necesidad de sustituirlo.

Entre los nombres que entran en consideración, el tuyo figura muy en primer plano. Te escribo, pues, por encargo del Chairman de nuestro Departamento, Professor Starr, para preguntarte si estarías dispuesto a incorporarte a esta casa de estudios, y en qué condiciones aceptarías unirte a nosotros.

Para mí, personalmente, sería una gran satisfacción colaborar contigo, y creo que tu venida representaría mucho para todos aquí.

Te ruego que me contestes con la mayor rapidez posible, pues como bien comprenderás luchamos con los apremios del tiempo.

Mis cordiales saludos a mis amigos de ahí, y para tí un cordial abrazo de tu compañero

Francisco Ayala.-