Las cartas de Francisco Ayala sobre

La Nación

La Nación. Buenos Aires. 1870-

A poco de llegar a Buenos Aires, Ayala fue invitado por Eduardo Mallea, quien dirigía el suplemento literario del periódico porteño, a escribir en sus páginas. 


La colaboración de Francisco Ayala con La Nación se extendió hasta 1993. En 2012 la editorial Pre-Textos publicó el monográfico Francisco Ayala en La Nación de Buenos Aires.

cartas 16 al 20 de 21
FECHA
29/04/1969
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Ricardo Gullón
DESTINO
S.l.
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] THE UNIVERSITY OF CHICAGO / CHICAGO. ILLINOIS 60637 / DEPARTMENT OF ROMANCE LANGUAGES AND LITERATURES / 1050 EAST 59TH STREET

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Harry Ransom Center. The University of Texas at Austin

Carta de Francisco Ayala a Ricardo Gullón (29/04/1969)

29 de abril de 1969

Mi querido Ricardo:

Ya ves tú cómo son los encuentros y los desencuentros. Cuánto me hubiera gustado que esas horas juntos proyectadas por vosotros no se hubieran frustrado así; pero esperemos que otras vendrán.

El ensayo sobre la novela traine en longueur, pero no importa, Dos secciones están ya listas para publicarse en La Nacion de Buenos Aires, y seguiré escribiendo; pero también me va a servir de base para las conferencias que haga en la Argentina.

El tomo de Aguilar ya debe estar haciendo gemir a las prensas, y quizá se encuentra en via de ser encuadernado. No hay que decirlo: ya he ordenado que te remitan un ejemplar.

Si, también yo creo que no debe preciparse [sic] Javier a aceptar lo de Bloomington, para qué precipitarse?

Ellis, a quien ofrecieron por fin el puesto de Boston, no pudo por fin tomarlo a causa de inconvenientes de familia, que me ha explicado; pero supongo que el haber recibido la oferta le acarreará ventajas en su universidad.

Me alegro de saber que Germán sale liberado de las torturas del francés y de la mili. A ver si ahora se ajusta al American way of life.

Para vuestro solaz, te incluyo esas dos mini-cosas, de las últimas incluidas en el libro, pero antes aireadas en esa revista que, supongo, conoceis.

Abrazos

Ayala.-


FECHA
26/05/1969
REMITENTE
Ricardo Gullón
DESTINATARIOS/AS
Francisco Ayala
DESTINO
54 West 16th Street. Apt. 4F. New York 11 N. Y.
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Harry Ransom Center. The University of Texas at Austin

Carta de Ricardo Gullón a Francisco Ayala (26/05/1969)

26 de mayo de 1969

Sr. D. Francisco Ayala

54 West 16th St.

New York, N. Y.

Querido Paco:

Veo que tus prosperidades críticas y de las otras no tienen fin. El artículo de Monique Joly es francamente bueno: es inteligente, está bien escrito y no viene recargado del habitual aparato pedante de la crítica universitaria. Lo he leído con gusto, que es mucho más de lo que ya, a estas alturas, puede decirse que ocurre con todo lo que aparece en revistas como la que lo ha insertado.

Respecto a los dos cuentos breves, “Viñetas” como tú los llamas, sólo un escritor llegado a la plenitud de la sencillez puede atreverse a hacerlos. Son un primor: cogen lo más trivial y lo convierten en lo más hondo y en lo más verdadero. El segundo me gustó más que el primero, quizá porque en él encuentro al Ayala que me parece más mío, quiero decir, al que yo conozco bien y los demás ignoran. ¡Cuánta ternura y cuánto patetismo tras la frase contenida y justa!

La brevedad de tus cartas me hace pensar que andas muy atareado. Me ilusiona pensar que, en compensación de tu silencio, pronto tendré entre las manos el tomo de Aguilar y el ensayo sobre la novela. Si me envías los artículos de La Nación (o copia xerox) cuando los recibas, te quedaré muy agradecido. Voy a leer este verano Muertes de perro, mejor dicho, El fondo del vaso, y me convendría tener esos apuntes personales, para hacerles ver a los estudiantes tu punto de vista como autor.

Mañana salimos para el Golfo donde pensamos disfrutar de lo lindo; sin preocupaciones de ningún tipo. Todo lo que sea trabajo, quedará atrás, en Austin. Volveremos el viernes y la semana próxima llega Manolo que, como yo, enseñará el curso de verano en este departamento. A mediados de julio iremos a Puerto Rico, y estaremos allá hasta los primeros días de setiembre, o finales de agosto. Dános noticias de tus viajes y proyectos veraniegos.

Recuerdos de Agnes para los dos y míos para Nina y un abrazo muy fuerte de tu invariable.


FECHA
08/06/1969
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Ricardo Gullón
DESTINO
S.l.
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] THE UNIVERSITY OF CHICAGO / CHICAGO. ILLINOIS 60637 / DEPARTMENT OF ROMANCE LANGUAGES AND LITERATURES / 1050 EAST 59TH STREET

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Harry Ransom Center. The University of Texas at Austin

Carta de Francisco Ayala a Ricardo Gullón (08/06/1969)

8 de junio 1969

Querido Ricardo:

Dos palabras antes de partir para Madrid (el viaje a la Argentina es en agosto) en respuesta a tu cariñosa carta que encuentro en Nueva York. Por cierto, si alcanzas a ver a Pablo antes de que salga de ahí, dile que recibí su carta y que sí voy a estar en Madrid; que me telefonee cuando pase por allí.

Bueno, es sólo para que sepas donde estaré durante el verano, como yo lo sé de ti. Te escribiré a Puerto Rico. En cuanto a los artículos de La Nación, te los mandaré cuando los tenga, pero temo que no los tendrás hasta que yo esté en Buenos Aires y pyeda [sic] remitírtelos.

Saludos, y un gran abrazo

Ayala.-


FECHA
13/09/1969
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Ricardo Gullón
DESTINO
S.l.
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] THE UNIVERSITY OF CHICAGO / CHICAGO 37. ILLINOIS / DEPARTMENT OF ROMANCE LANGUAGES AND LITERATURES / 1050 EAST 59TH STREET

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Harry Ransom Center. The University of Texas at Austin

Carta de Francisco Ayala a Ricardo Gullón (13/09/1969)

13 de sept. 1969

Mi querido Ricardo:

Os supongo reintegrados a Texas y, antes de salir para Chicago, donde espero recibir noticias tuyas, te pongo estas lineas de salutación. Ya sé por Ildefonso que tienes amplios proyectos viajeros para fines de año, y me alegro. Cuéntame, cuéntame de todo.

Desde Chicago te enviaré los xerox de los artículos aparecidos hasta ahora en La Nacion de Buenos Aires sobre la estructura narrativa. Son cuatro, y serán en total seis.

Mi estadía en Argentina ha sido placentera y provechosa. Ya estaba circulando por allí el volumen de Obras Narrativas (del que supongo habrás encontrado un ejemplar aguardándote ahí con impaciencia), y mi presencia en la Reina del Plata puede haber contribuido a que tenga buena acogida.

Escríbeme con amplias noticias de ambedue, y dile a Pablo cuando lo veas –si es que lo ves, pues no sé si por fin se arreglaría el modo de que esté ahí– que me escriba.

Saludos y abrazos de

Ayala.-


FECHA
22/08/1970
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Ricardo Gullón
DESTINO
S.l.
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] THE UNIVERSITY OF CHICAGO / CHICAGO 37. ILLINOIS / DEPARTMENT OF ROMANCE LANGUAGES AND LITERATURES / 1050 EAST 59TH STREET

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Harry Ransom Center. The University of Texas at Austin

Carta de Francisco Ayala a Ricardo Gullón (22/08/1970)

22 de agosto de 1970

Mi querido Ricardo: Me entero por Manolo, a quien pregunté por tu paradero, de que acabas de llegar a Austin, y te escribo enseguida, pues durante todo este tiempo he estado deseoso de establecer contacto contigo, aunque sea en la forma tan defectiva de la correspondencia postal, que, sin embargo, he estado rehuyendo desde que nuestro amigo, por encargo tuyo, me informó de las cuitas que te afligian. Imaginarás cuanta gana tengo de que, mano a mano, podamos hablar de todo, por más que los habituales remedios de todo sufrimiento humano, tiempo, distancia, etcétera, hayan traido al tuyo lenitivo y quizá inesperados consuelos. En fin, basta de esto por carta. Ya hablaremos, cuando se nos depare la deseada oportunidad, que espero sea pronto.

Nosotros estuvimos en España toda la familia, incIuso la párvula, que asistió durante todo el tiempo a un Kindergarten donde se ejercitó en el uso de la lengua materna (es decir, de su madre); pero hace ya casi un mes que estamos aquí, disfrutando de los calores casi insoportables del agosto neoyorkino. Durante este lapso no he escrito apenas nada: sólo unas pocas de esas pildoritas líricas o poemas en prosa que a ti te gustaron en momentos anteriores, y también unas pocas de las píldoras amargas que pertenecen a la serie “Diablo mundo” y que aparecerán a finales de año en la Revista de Occidente. Con eso, queda completo el libro que se titulará En qué mundo vivimos, integrado por las secciones “Diablo mundo” y “Dias feIices”, de las Obras Narrativas, más esas pequeñas adiciones que te digo. Veremos dónde se publica. Yo quisiera, puesto que es un voIúmen breve de textos muy concentrados, una edición de lujo, con ilustraciones. Me parece que bien vale la pena. En enero pienso volver a España (pues tengo libre el trimestre de invierno, enero, febrero y marzo), y entonces me ocuparé de eso.

Entre tanto, salió en Alianza la edición de bolsillo de El fondo del vaso y en Andorra, nueva empresa de Aymá, una edición bastante bonita de Los usurpadores, así como los artículos de La Nación, que conoces, sobre la estructura narrativa, en un cuaderno de Taurus, del que no te puedo enviar ejemplar, pues no tengo ninguno de los pocos que me dieron. Tu amigo el P. Aguirre te proveerá o habrá provisto de uno. Por cierto, he cancelado el compromiso que con él tenía para la serie de textos españoles por razones que sería largo y dificil explicar por carta, pero que ya te explicaré verbalmente cuando nos veamos. ¿Cuándo crees que podrá ser? Yo me pienso ir a Chicago para mediados de septiembre, y alli estaré, con breves escapadas a Nueva York, hasta navidades. No sé cuáles serán tus planes. Escríbeme largamente, y te contestaré con la misma o aun mayor extensión. Esta carta es sólo para reanudar el contacto contigo, interrumpido durante varios meses. Cuéntame de tu viaje, de tus impresiones sudamericanas, de todo. Yo, la verdad, poco tengo que contar, pues mi estada en Madrid se ha reducido a llevar la niña a la escuela y recibir periodistas que me han hecho interviews numerosas, donde, claro está, uno siempre dice más o menos las mismas cosas.

Quedo, pues, a la espera de tus noticias, y te envio un gran abrazo con los recuerdos de la familia

Ayala.-