Epistolario de Francisco Ayala

23/12/1957

DESTINATARIO: Llorens, Vicente REMITENTE: Ayala, Francisco

FECHA
23/12/1957
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Vicente Llorens
DESTINO
Valencia
ORIGEN
64 College Road, Princeton, New Jersey
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] PRINCETON UNIVERSITY / PRINCETON, NEW JERSEY / Department of Modern Languages and Literatures

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu. Archivo Vicente Llorens

Carta de Francisco Ayala a Vicente Llorens (23/12/1957)

23 de diciembre de 1957.

Querido Vicente: Por fín! llegó carta tuya. Sabía, por noticias indirectas, que andabas por Francia, por Inglaterra, y que arrastrabas por esas antiguas e ilustres tierras un soberbio catarro, el cual, por lo que ahora me dices, te está durando más que un traje de pana; pero como nadie tenía otra dirección para escribirte que esta misma de Valencia, me aguanté las ganas de hacerlo hasta saberte de regreso. Y ahora lo hago a vuelta de correo.

Empezaré por nosotros. Lo hemos pasado y estamos pasando muy bien, y desde luego el haber podido disponer de tu casa ha sido estupendo. Incidentalmente, contesto a tu pregunta; todos los fines de mes ingreso en tu cuenta del banco $100, y desde luego no pago el alquiler a la universidad. Además, todas las cuentas que vienen, agua, electricidad, teléfono, etc., las pago, como es lógico. No sé si alguna se habrá escapado, y te la habrán pasado a tí; pero esto ya lo arreglaríamos a tu regreso, de lo cual tendremos tiempo, dado que piensas llegar del 24 al 26. Así podremos charlas despacio, ya que no pudimos hacerlo antes de tu partida. Te imaginarás cuanto deseo tengo de conocer los resultados de tu investigación, y tanto más después de que me anuncias lo interesantes que han sido. En fin, de eso y de otras muchas cosas, hablaremos con calma, pues yo pienso estar en Estados Unidos hasta el primero o primeros dias de febrero. Una de las razones es que Nina, nuestra hija, ha decidido casarse, y están para fijar la fecha, que será en los meses próximos; lo cual ha robustecido mi deseo de encontrar un puesto permanente no demasiado lejos de Nueva York; y dado que aquí, en Princeton, no ha [sic] posibilidad, tengo hechas unas cuantas gestiones, de las que acaso cuaje una en Rutgers, que no estaría mal. De todos modos, he pedido a Puerto Rico ampliación de la licencia sin sueldo hasta principio del año académico próximo, pues en este tiempo, y acomodándome en nuestros planes a las conveniencias matrimoniales de nuestra hija, haré algún viaje a Hispanoámerica, y con eso me daré un plazo para ver si consigo no regresar a Puerto Rico. Por cierto, ayer estuvimos con los Granell (él ha venido a psar [sic] sus vacaciones en Nueva York) y nos contó cómo siguen las cosas por allá. Aunque no lo creas, todo sigue en iguales términos, aunque la impresión es que a Benítez ya no hay quien lo desaloje de la rectoría, tal cual yo siempre he pensado. Pero esa es una historia demasiado aburrida para dedicarle ni una linea más.

Mrs. Dorman hace ya un montón de dias que no aparece, a raiz de uno de nuestros weekends en Nueva York. Se llevó el gato, para traerlo como solía el martes siguiente, y pidió prestados $10. Desde entonces no ha vuelto, a lo mejor por estar enferma, a lo mejor por no poder pagarlos, pues los pobres tienen con frecuencia un pudor del que carecen los ricos. Nosotros no la hemos buscado, por que no piense que se trata de eso, y además porque Edmund, que es quien sabe donde vive, se ha mudado a Princeton, y además anda el pobre demasiado ocupado y preocupado con el mal estado de salud de su mujer, que tuvo, como sabrás, una crisis nerviosa y tuvieron que llevarla a un sanatorio.

Esa es, casi, la única novedad por aquí, y como puedes ver, bastante penosa; aunque yo creo que la cosa no es grave.

De otras cosas, tan sólo que a Claudio le ofrecieron un puesto en Bryn Mawr, y al decirlo aquí se han apresurado a ofrecerle el ascenso para que se quede; y no sé, y creo que él mismo no sabe, a la fecha, lo que en definitiva hará.

Bueno, para qué prolongar más esta carta, si dentro de unas pocas semanas vamos a poder charlar largo y tendido.

Nina te envía sus cariñosos saludos, y yo un abrazo. Tuyo

Ayala.-