Las cartas de Francisco Ayala sobre

El rapto

El rapto, Madrid, Alfaguara, 1965.

La novela corta El rapto fue publicada en 1965 en España por Alfaguara. Usando como inspiración el capítulo LI del Quijote, Ayala narra la historia de un emigrante retornado en la España de los años sesenta.

cartas 1 al 5 de 10
FECHA
30/12/1964
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Camilo José Cela
DESTINO
Madrid
ORIGEN
54 West 16th Street. Apt. 4F. New York 11 N. Y.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Fundación Pública Gallega Camilo José Cela

Carta de Francisco Ayala a Camilo José Cela (30/12/1964)

30 de diciembre de 1964

Mi querido Camilo:

De acuerdo con que corrijais vosotros las pruebas, y muy de acuerdo con que el título del cuento sea El rapto. Yo había pensado, después de enviártelo, en el problema que me planteas, y estaba descontento; de modo que El rapto quedará como título definitivo de la novelita. La cual va a aparecer en momento muy oportuno, pues habrás visto que Gredos acaba de publicar un estudio de un jóven profesor, Keith Ellis, sobre mi obra narrativa, que dará ganas a más de un lector español de enterarse de quién sea este viejo escritor compatriota suyo. Si, por ejemplo, a mi viejo amigo Melchorito se le ocurriera el atrevimiento de comentar en su página de ABC el libro de Ellis, ello completaría el cuadro adecuado para el lanzamiento del núm. 1 de La Novela Popular.

A propósito de ésta, ¿no le has pedido una colaboración a E. Salazar Chapela? Creo que podría darte algo que resulte interesante. Su dirección, por si acaso, es 9 Barkston Gardens, London SW.5. Ricardo Gullón, que ha pasado por aquí estos dias, está muy entusiasmado con las perspectivas de tu proyecto, y le augura un éxito formidable. Así sea, amén.

Yo tengo ganas de darme una vuelta por ahí (y entonces hablaremos de muchas cosas) durante el mes de junio, quizás después de pasar unos dias en Londres, donde sale la edición inglesa de Muertes de perro y Milán, donde también la publican en un volumen con El fondo del vaso. Cuando se acerque el momento, ya nos pondremos de acuerdo para evitar desencontrarnos.

Y encarga que, apenas salga El rapto, me lo manden, pues estoy muy deseoso de verle la cara a la Novela Popular.

Feliz año nuevo, y un gran abrazo de

Ayala.-


FECHA
28/01/1965
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Ricardo Gullón
DESTINO
S.l.
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] NEW YORK UNIVERSITY / GRADUATE SCHOOL OF ARTS AND SCIENCE / WASHINGTON SQUARE, NEW YORK 3, N.Y.

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Harry Ransom Center. The University of Texas at Austin

Carta de Francisco Ayala a Ricardo Gullón (28/01/1965)

28 de enero de 1965

Querido Ricardo:

Quiero contestar a tu carta del dia 15 antes de que las clases vuelvan a agarrarme, y después de haber soltado yo el paquete de los exámenes.

Ante todo, mis felicitaciones por esa oficina (que supongo contará, entre su elegante mobiliario, con una suntuosa secretaria bilingüe, aunque tu carta caligráfica me deja en alguna duda al respecto). A mí también me han prometido una oficina, y ha de ser verdad que piensan dármela, pues el tercer año que me la prometen, con exhibición de planito y todo… Uno de estos años me la darán, estoy seguro.

Me alegro del acuerdo general a que has llegado, coincidiendo con mis propias apreciaciones, sobre las tarifas de derechos de Anaya. Espero carta de Ruipérez. Por lo pronto he recibido una –largo tiempo adeudada– de Correa Calderón, donde vágamente me habla de mis posibles colaboraciones. Esperemos.

En el dia de la fecha recibo una misiva de Jorge Cela donde me anuncia el envio inmediato de dos ejemplares de mi novelita, que ahora se llama El rapto, y no por el nombre del protagonista, “Vicente de la Roca”, y que, por lo visto, ha ocasionado una pelea de Camilo José con la censura que deseaba arañar su inocente texto. Entiendo que por fin ha salido de sus manos sin arañazos. Veremos. ¿Tú ya enviaste la tuya? Manolo parece que está rehaciendo lo que se proponía darles, pues le resulta demasiado corto.

Javier, tu sobrino, me ha enviado el ‘paper’ que elaboró bajo tu férula sobre este servidor de dios y de usted. Lo he leido, y voy a contestarle cuando tenga un poco de tiempo haciéndole las observaciones que me parezcan pertinentes. Y dándole las gracias, por supuesto. Yo creo que de ahí puede sacar un buen artículo, para gloria suya y mia, y secreta satisfacción tuya como Deus ex machina.

Tuve noticias de Jorge, dispuesto, en efecto, a pedir un año de licencia sin sueldo, en la UPR para aceptar ese empleo; y agradecido a tí y a mí por haberle aconsejado lo que, al fin y al cabo, es sensato y le conviene. Según parece, tampoco Aurorita está en condiciones de terminar su tesis para la fecha fijada, y esto ha de haber contribuido muy poderosa, quizás decisivamente, a la resolución adoptada.

Supongo que no has de jar [sic] pasar demasiados dias sin escribirme, y que lo harás con tanta extensión como yo, por avergonzarte de tu parquedad, lo hago.

Nina te envia sus cariñosos saludos, y yo un abrazo.

Ayala.-

Noticia: la Limes Verlag me ha comprado los derechos para publicar en alemán La cabeza del cordero.


FECHA
28/02/1965
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Ricardo Gullón
DESTINO
S.l.
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] NEW YORK UNIVERSITY / GRADUATE SCHOOL OF ARTS AND SCIENCE / WASHINGTON SQUARE, NEW YORK 3, N.Y. [Nota manuscrita con membrete:] UNIVERSITY OF TORONTO / TORONTO 5, CANADA / DEPARTMENT OF ITALIAN AND HISPANIC STUDIES]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Harry Ransom Center. The University of Texas at Austin

Carta de Francisco Ayala a Ricardo Gullón (28/02/1965)

28 de febrero de 1965

Mi querido Ricardo:

Aunque parezca mentira (pero ¿qué va a parecerte mentira, a tí que también y tan bien conoces el paño de la madre patria que los parió?) todavía no me han enviado los Cela un mísero ejemplar, para no hablar de los 10 prometidos y anunciados, de mi nueva obra maestra, El rapto, que sin embargo ha circulado tan ampliamente por el ruedo ibérico como para que varios amigos me hayan escrito con alusiones a ella. Por ende, no puedo mandarte el ejemplar que por clasificación te corresponde aun dentro de la mezquina asignación que me consigna el fabricante. Quizás esperan a que ingrese en la categoría de cadaver ilustre, como dices tú, siguiendo con ello otros ejemplos, como el del pobre Salazar Chapela, que murió en Londres el dia 19 después de operaciones y demás carnage. Una amiga suya, a quien yo no conocía, me escribe piadosamente con la noticia, y me ha llenado de aflición [sic], apenas atenuada por las aprensiones que ya tenía de que tan triste noticia podía ser inminente. iBueno!

Esa alergia a la pluma que se te ha desarrollado será prólogo de un nuevo impulso, estoy seguro. Quizás te acordarás que yo tuve últimamente la sensación de agotamiento literario; y siempre hay renuevos. Son, después de todo, los altibajos de la producción intelectual. Lo asombroso es la fecundidad que en ella has mostrado durante los últimos años, dentro de una calidad invariablemente superior, que te ha conferido autoridad única. (Véase una muestra en la nota adjunta del joven Ellis).

Cuando veas a Montesinos, dale mis cariñosos recuerdos. Es de las personas con quien uno hubiera querido poder tener trato frecuente y continuado, pero la vida, ya se sabe.

Sigue creciendo la ola de los salaries para profesores. Quizás Manolo te tiene informado de lo que a él le concierne. A mí también me han solicitado, con el consabido efecto de que me aumenten algo lo que aquí gano, y todo sea por Dios. El baile continúa. En La Jolla reclutan no sólo profesores, sino estudiantes (y entre aquéllos, han llamado al joven Guillén –a quien designan aquí como Guillén de Castro para distinguirlo de su ilustre papá). Y entre tanto, se producen episodios increibles, como la cabronada que en Columbia le han hecho a Paco, ascendiendo por encima de su sueldo al joven Sobejano, a quien él trajo no hace dos años, por el mero hecho de que en Hunter College le hicieron una oferta... Por supuesto que tan pronto como él mismo exhiba una carta, le aumentarán a su vez el sueldo; pero tú me dirás si no dan ganas de vomitar.

Y nada más por hoy. Cuando reciba eso, te lo mandaré junto con la separata de Papeles que tampoco me han enviado aun. Dale mis saludos a Agnes, a quien escribiré pronto; recíbelos tú de Nina, y de mi parte un gran abrazo

Ayala.-

[Nota adjunta de Keith Ellis:] P.D.

* I will dedicate a copy to Profesor Gil as soon as I get them from Gredos.

Have you had any comment from Ricardo Gullón on the book? I am especially interested in his comments.

Keith


FECHA
03/04/1965
REMITENTE
Ricardo Gullón
DESTINATARIOS/AS
Francisco Ayala
DESTINO
S.l.
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con párrafo manuscrito en el reverso y con membrete:] STANFORD UNIVERSITY / STANFORD, CALIFORNIA  94305 / DEPARTMENT OF MODERN EUROPEAN LANGUAGES

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Harry Ransom Center. The University of Texas at Austin

Carta de Ricardo Gullón a Francisco Ayala (03/04/1965)

3 de abril de 1965

Querido Paco:

Esta vez he tardado en escribirte, porque pasé el mes de marzo un tanto fastidiado, con una porción de cosas intestinales, que acabaron llevándome al hospital y a padecer una pequeña intervención quirúrgica. Ya estoy otra vez yéndo a la Universidad y haciendo vida normal, o casi. Se me ha acumulado un montón de cartas, pero es la tuya la primera que cojo para contestar, pues además de ella he ido recibiendo en los últimos días los nuevos frutos madurados en el frondoso árbol de tu cacumen.

Va sin decir, como decía don Manuel Machado en sus juventudes, que El rapto y las historietas que publicaste en Papeles han sido el mejor lenitivo para mis dolores, pues me reí leyéndolas más de lo que puedes figurarte. Tengo idea de que había leído ya las páginas que sirven de prólogo a El rapto, pero en todo caso quizá el mayor acierto de la novelita consiste en cómo armonizan y explican indirectamente el cuerpo del relato. Pocas veces has mostrado con más precisión tus dotes de observador de la realidad, escogiendo con instinto muy seguro los detalles significativos.

La noticia de la muerte del pobre Salazar Chapela me impresionó muchísimo. Aunque hace años, sin motivo alguno, por pura pereza, habíamos dejado de escribirnos, tuve con él larga relación epistolar, culminada en las semanas que pasé en Londres en 1956. Era un tipo estupendo, de los más simpáticos y graciosos que he conocido; generoso, además, como pobre. Esos jóvenes cabreados que escriben en España novelones aburridísimos, jamás han llegado ni a la cuarta parte de lo que logró nuestro amigo en Perico en Londres y Desnudo en Piccadilly. No he podido escribir el artículo que se merece, pues mi estado de ánimo en estas semanas no ha sido el más propicio.

Todo lo que he conseguido es poner en limpio unos fragmentos de algo que escribí hace dos años para uno de los capítulos que al fin no cupieron en el libraco unamuniano y dictar parte de uno de los capítulos del libro sobre técnicas de la novela de que te hablé hace años. A veces pienso si esta alergia que se me está desarrollando no es parcialmente debida a que lo mejor de mí mismo lo pongo en las clases y en el trabajo con los estudiantes. Empiezo a sospechar que puede haber algo de eso. Después de haber explicado un libro, con minuciosidad y paciencia, varias veces, cuando me pongo a escribir sobre él todo tiene el aspecto del dejà vu. Voy a tratar de romper ese embrujo y de romperlo con Tirano Banderas.

No he vuelto a ver a Montesinos, pero un amigo común que estuvo con él la semana me dice que sigue quejándose, y el hecho de que Nora no pueda separarse de él me hace temer que esta vez las aprehensiones del viejo amigo tengan más fundamento del que quisieramos.

He leido aproximadamente la mitad del libro de Ellis y me parece un trabajo excelente. En cuanto lo termine, le pondré unas líneas.

La danza académica no para. A mí me ofrecieron un puesto perma- [sigue en el reverso, a mano] nente en Santa Barbara, y aquí me han insistido hasta extremos que me abruman, pero no aceptaré. Creo que N.Y. es casi lo único que me interesa, y eso para estar al lado de los amigos como tú, como Manolo y como Ernesto. Lo de Paco García Lorca no me ha sorprendido tanto como a tí, pues alguien me indicó hace tiempo que podría ocurrir algo por el estilo. Supongo que se habrá llevado un disgusto y me da pena.

Recuerdos a Nina y un abrazo muy fuerte de 


FECHA
11/09/1965
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
José M.ª Ferrater Mora
DESTINO
S.l.
ORIGEN
New York University. Graduate School of Arts and Science
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] NEW YORK UNIVERSITY / WASHINGTON SQUARE COLLEGE OF ARTS AND SCIENCE / WASHINGTON SQUARE, NEW YORK, N.Y. 10003 / DEPARTMENT OF ROMANCE AND SLAVIC LANGUAGES AND LITERATURE

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Fondo “Epistolario del Legado Ferrater Mora”. Universitat de Girona. Cátedra Ferrater Mora de Pensamiento Contemporáneo

Carta de Francisco Ayala a José M.ª Ferrater Mora (11/09/1965)

11 de septiembre de 1965

Querido José María:

Mil gracias por la devolución de El rapto, y un millón por tus comentarios que, viniendo de quien vienen, nada raro será produzcan el efecto de inflar el siempre susceptible 'ego' del escritor.

Seguir narrando es lo que quiero y me gusta; pero la dificultad está, o a mí me lo parece, en captar lo significativo en un mundo tan evanescente como el que nos ha tocado en suerte. O dicho de otro modo: la literatura opera con materiales de realidad, no con abstracciones. ¿Y cómo apresar la 'realidad' de nuestro mundo? De modo que me entretengo en borronear algunos apuntes, cosas breves, que quizás no están mal, hasta que, de pronto, vea algo de más alcance... ¡Felices los Balzac y los Galdós, cuyo problema era más bien si les alcanzarían los años de su vida para pergeñar toda la tela cortada que en su taller tenían!

Nuestro cariñosos saludos, y un abrazo de

Ayala.-