Las cartas de Francisco Ayala sobre

Jaime Benítez

Jaime Benítez. Vieques, Puerto Rico, 1908-San Juan, 2001.

Fue rector y más tarde presidente de la Universidad de Puerto Rico entre 1942 y 1972.


De la mano del gobernador Luis Muñoz Marín, participó en el programa de reformas que condujeron a la proclamación de Puerto Rico como Estado Libre Asociado de los Estados Unidos de América y a la modernización del sistema educativo del país, en la línea de lo propuesto por Ortega y Gasset, de quien Benítez fue discípulo y amigo. Brindó a Francisco Ayala, que impartía un curso de Ciencias Sociales, la posibilidad de asesorar la reforma política del país y de dirigir las ediciones de la universidad. La amistad entre ambos continuó hasta la muerte de Benítez.

cartas 21 al 25 de 51
FECHA
19/09/1960
REMITENTE
Jorge Enjuto
DESTINATARIOS/AS
Francisco Ayala
DESTINO
54 West 16th Street. Apt. 4F. New York 11 N. Y.
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Fondo Jaime Benítez. Universidad de Puerto Rico

Carta de Jorge Enjuto a Francisco Ayala (19/09/1960)

19 de septiembre de 1960

Sr. Francisco Ayala

54 West 16th Street

Apt. 4 F

New York 11, N.Y.

Apreciado don Paco:

Recibí su carta con un poco de retraso y acto seguido le escribo a la Asociación de Empleados para que activen la devolución de sus bien ganados ahorros. Creo que los recibirá usted a fines de este mes o a principios del próximo.

Aparte de la carta cuya copia le envío, llamaré en uno o dos días al Secretario Contador personalmente para recordarle el caso.

Veo que lo pasaron estupendamente en el viaje, que tuvieron el placer de saludar a la dulce Violeta y a nuestro amigo José Arsenio. Aurorita a última hora no pudo hacer el viaje planeado. Como comprenderá me llevé un disgusto morrocotudo.

Bayón estuvo una semana con nosotros de regreso de Argentina. Ayer salió para Nueva York y tenía planes de buscarlos en la primera oportunidad. Don Jaime también se encuentra en Nueva York en estos días y no regresará hasta el 27. Supongo que como de costumbre tratará de comunicarse con ustedes a la primera oportunidad. El título de su nuevo cuento es realmente impresionante y se convertirá en un “best seller” con grandes posibilidades cinematográficas.

Le dejo ahora, puesto que esta carta no quiere ser una contestación a la suya que a su tiempo daré, sino simplemente para hacerle saber el cumplimiento de su encargo.

Reciba tanto usted como Nina un fuerte abrazo de este amigo que de veras les aprecia,

Jorge

ltb

Anexo


Notas

jaime

FECHA
02/10/1960
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Ricardo Gullón
DESTINO
S.l.
ORIGEN
Nueva York
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Harry Ransom Center. The University of Texas at Austin

Carta de Francisco Ayala a Ricardo Gullón (02/10/1960)

N.Y., 2 de octubre de 1960.

Querido Ricardo:

Por el joven González he sabido de tus pasos en la tierra texana, e incluso de tus propósitos de escribirme, que ahora espero se cumplan con la debida amplitud, una vez que, reintegrado a la vida sedentaria, o semi-tal, tengo una dirección fija (o dos), que excluyen todo pretexto para el silencio epistolar. Yo tampoco te había escrito a tí por no saber dónde estabas. Lástima grande que tengamos que reducirnos a las limitaciones de la letra escrita, en lugar de poder expandirnos en la libre conversación que permitiría un intercambio de impresiones, noticias, etc., adecuado al volúmen de experiencia (como en ocasión memorable dijo el sabio amigo Recaséns Siches) realizada y acumulada en estos últimos meses. De España habría tanto que hablar, que más bien renuncio. Me he encontrado las cosas distintas de lo que pensaba, y no desde luego mejores que la imagen que me pintaba de ellas. En lo que hay de mejoría (eliminación de molestias policiacas externas) reside la posibilidad de reparar en el mal profundo, que está en la actitud, diversa en sus manifestaciones, pero concurrente en lo esencial, que tienen las gentes frente al régimen, y frente al mundo en general. Para resumirte mi impresión en una sola palabra: “deprimente”. Y en cuanto a las perspectivas... no hablemos. La República del Congo ofrece un modelo de lo que está preparando Franco para el dia remotísimo en que Dios quiera acordarse de él.

En Madrid me encontré con algunos de los viejos amigos, y con otros nuevos (Laín, Ridruejo, y demás). Vi mucha, mucha gente. Entre ella, a Angel Ferrán, a quien visitamos en su casa acompañados de Bayón; y naturalmente,se habló de tí. Estuve también mucho con Jorge Campos, a quien encontré muy simpático. Taurus me va a publicar ahora un libro de ensayos y estudios literarios (todos los cuales, o casi, conoces tú perfectamente), y Aguilar va a hacer un tomo con todas mis novelas cortas, desde la época de Revista de Occidente hasta hoy. Esos son los dos únicos arreglos editoriales que he hecho allí durante aquellos dias. En Andalucía, de la que solo conocía mi Granada natal, reencontrada después de cuarenta años justos (qué barbaridad), Sevilla me fascinó; y me hubiera encantado el paisaje de la llamada costa del sol si hubiera podido levantar la vista de los cráteres que adornan la carretera, como por lo demás todas las de ese desdichado pais. Para qué voy a contarte la clase de emociones que me aguardaban en las piedras, árboles y aguas de Granada. Esto, que es el pasado, y convencerme de que España entera es también un pasado irrevocable, es lo que he sacado, como principal cosecha, de mi viaje. Estoy muy contento de haberlo hecho. Cuánto me gustaría que pudiéramos charlar de todo!

El resto del viaje, por toda Europa occidental, incluso Inglaterra (buen contraste todo ello –incluso Inglaterra, tan “vieja” en muchos aspectos– con la famosa piel de toro) fue agradable, llovido, cansado...

Y aquí me tienes de nuevo, trabajando de nuevo, tanto en lo profesional como en lo gustoso, es decir, en el cultivo de las letras, que es un entretenimiento inocente y barato.

De Puerto Rico he tenido noticias diversas, y en gran parte tristes. Ya había sabido meses ha la desgracia del pobre Manolín, y puedes creer que me afligió de veras. Ahora me dice Benitez, quien estuvo aquí en la semana pasada, que se ha quedado inhabilitado definitivamente. Y además, que Fernández Méndez se encuentra “mentalmente” enfermo, cosa que también había llegado a mis oidos por otros conductos puertorriqueños. Eso explica retrospectivamente algunas rarezas y anomalias de las que uno había podido darse cuenta atribuyéndolas a meros defectos de carácter. La muerte de Marrero es otra mala noticia; y no sé si es buena, que lo ha sucedido en el puesto la pelirroja Esther Rios. Los incesantes embarazos de Brunhilda, que desde algún punto de vista merecerán plácemes, perjudican tanto a la revista La Torre, de la que es directora y única responsable, como al problema poblacional de la Isla de la Simpatía; que –otra noticia– volverá a contar desde enero, si no hay novedad, con las luces filosóficas del gran Carpio. Bueno, majo, no podrás quejarte de laconismo por parte mia. Corresponde en forma debida, y serás recompensado con dilatadas respuestas.

Entre tanto, recibe un fuerte abrazo de

Ayala.-


FECHA
13/11/1960
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Ángel del Río
DESTINO
S.l.
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] BRYN MAWR COLLEGE / BRYN MAWR, PENNSYLVANIA / DEPARTMENT OF SPANISH

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
The Hispanic Society of America

Carta de Francisco Ayala a Ángel del Río (13/11/1960)

Querido Angel:

Te devuelvo la carta de Larrea. Lo mejor será que, al escribirle, le digas que yo no podría dar ninguna precisión sobre el asunto; que pregunten al Rector de la Universidad de Puerto Rico.

Por otro lado, no veo yo, si tienen motivos actuales para proceder contra esa persona, para qué necesitan acopiar antecedentes que serían confirmatorios, pero en modo alguno decisivos para el propósito.

Abrazos de

Ayala.-


FECHA
28/11/1960
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Damián Bayón
DESTINO
S.l.
ORIGEN
Nueva York
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa. Al pie, se añade párrafo manuscrito firmado por Nina Ayala]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Instituto de América de Santa Fe. Legado Damián Bayón. Archivo (Santa Fe, Granada)

Carta de Francisco Ayala a Damián Bayón (28/11/1960)

28 de noviembre de 1960

Querido Damián:

Ya veo con cuanta diligencia y bondad se apresuró a ayudar a Nina en lo que le pedíamos. Muchísimas gracias.

Nosotros continuamos en la eterna rutina, con pocas incidencias, y éstas, tan poco sensacionales como visitas y alguna película que uno va a ver. Quizás más importante para mí es que ya corregí las pruebas del libro de ensayos, enviadas por Taurus con el anuncio de publicación muy próxima (creo que será en diciembre).

Hace unos días estuvieron aquí en casa los Jiménez, tan simpáticos siempre; y con esa ocasión volvimos a charlar acerca de [¿]quién?, pues del amigo Bayón.

También anduvo por acá Benítez, tan errático como siempre, y muy satisfecho de su intervención en el lio político de los obispos (o como dice Matilla, “obispero” que se ha formado en Puerto Rico con ocasión de las elecciones). La excitación ha sido, por supuesto, enorme. Nilita me escribió, me escribió Enjuto, y la cosa ha debido ser digna de verse. Pero, claro está, no se puede estar al mismo tiempo en la procesión y repicando: yo repico aquí ahora, y dejo que la procesión vaya por dentro de la islita.

C’est tout! Hemos comido nuestro pavo, thansgivings a Dios, y mañana, vuelta a Bryn Mawr, a las clases, a las latas, a las pejigueras, a los libros. Menos mal que hasta ahora el tiempo está siendo estupendo. Cualquiera de estos dias nos levantaremos con una nevada, claro está.

Esta carta es para estimularlo a seguir cultivando el género epistolar. Nada más, pues.

Saludos, y un abrazo de

Ayala.-

[Escrito a mano:]

Querido Damián: Repito las gracias que te da papá por mi. Cuando mandé preguntarte acerca del crucero estaba bastante desorientada acerca de que es lo que mi profesor quería que desarrollase en el tema, pero con mas lectura y las recomendaciones de tu carta se me ha ido aclarando la cosa. Ya te diré si sale bien. Las fotos son muy bonitas, sobre todo la de la iglesia de Ouro Preto. No tengo mas espacio para cumplidos así que hasta la próxima. Nina.


FECHA
07/09/1961
REMITENTE
Max Aub
DESTINATARIOS/AS
Francisco Ayala
DESTINO
S.l.
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Fundación Max Aub. ©Max Aub y Herederos de Max Aub

Carta de Max Aub a Francisco Ayala (07/09/1961)

7 de septiembre de 1961

Querido Paco:

Supongo que habrás recibido El remate, que esa sí no podía publicar en España. En cuanto a La calle de Valverde tienes más razón que un santo.

Referente a tu deseo de publicar un libro en la Editorial Veracruzana, supongo que lo acogerán con el mayor gusto. Ahora bien, convendría que esperaras el regreso de Sergio Galindo, de Europa, dentro de un par de meses, si se trata de relatos. Sí, de ensayos, es cuestión de Salmerón y le puedes escribir directamente, a menos que prefieras pasar por Gaos, gran factor en ése orden.

¡Qué bueno sería que escribieras tú también tu calle de Valverde!

De salud hemos andado bastante fastidiados: a Peua acaban de operarla –le han quitado la vesícula– con el mayor éxito y yo tengo mi vieja ulcerota rediviva pero ya controlada.

La Radio Universidad me da mucho trabajo y bastantes disgustos que ya te contaré en Austin, en noviembre porque –aunque no lo sepas– hemos llevado a cabo una pequeña conjura Jaime Benítez y yo para reunirnos allí en esa fecha para preparar la gran edición de los clásicos españoles…

A Nina nuestros mejores saludos. Un gran abrzzo [sic].