Las cartas que mencionan el lugar

Nueva York

cartas 6 al 10 de 117
FECHA
22/08/1953
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Arnaldo Orfila
DESTINO
Fondo de Cultura Económica
ORIGEN
Nueva York
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] UNITED NATIONS / NATIONS UNIES

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Archivo Histórico del Fondo de Cultura Económica. Sección Autores, Expediente n.º 22

Carta de Francisco Ayala a Arnaldo Orfila (22/08/1953)

22 ag.53

Querido Orfila:

Por la adjunta carta, verá que estoy pasando aquí una temporada. Ayer me encontré con Sánchez Sarto y estuvimos almorzando juntos. Hace poco que he llegado, y me quedaré, por lo pronto, hasta diciembre; pero sigo llevando por control remoto las cosas de Puerto Rico.

Usted me debe carta, Orfila, o cartas; y yo sé lo que es eso; pero haga un esfuerzo y no se limite a contestar esa carta oficial. Agregue comentarios, noticias, chimentos y cuanto se le ocurra, no sea que dejemos resecarse nuestra vieja y cordial amistad por falta de comunicación, siquiera sea epistolar.

Tal vez me dé una vuelta por ahí en diciembre, antes de regresar a Puerto Rico. ¿Y usted? ¿no piensa venir por acá?

Dígame que le parece La Torre; hágame sugestiones.

Saludos muy cordiales a la señora, y para usted un abrazo de

Ayala.-


FECHA
01/09/1953
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Jorge Guillén
DESTINO
S.l.
ORIGEN
Nueva York
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta manuscrita con membrete:] UNITED NATIONS / NATIONS UNIES

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Biblioteca Nacional de España. Arch. JG/7/11

Carta de Francisco Ayala a Jorge Guillén (01/09/1953)

1º sept. 1953.

Mi querido Jorge Guillén:

¡Qué alegría, sus lineas! Quizás ahora tengamos una oportunidad de encontrarnos, pues voy a pasar aquí unos meses, trabajando en “esto”, por mor de mi hija, que estudia arquitectura en la Columbia University. No he dejado las cosas de Puerto Rico, pero he pedido una licencia y sigo dirigiendo por control remoto la Editorial Universitaria. Muchas gracias por su indicación de una persona para traducir los Pensamientos de Pascal. Le escribirá en mi nombra a la Sra. Cohen mi joven colega Adolfo Carpio desde Puerto Rico.

Vi, en efecto, el artículo de Aranguren, y me hizo excelente impresión. Se ve que es una buena persona, un hombre decente, lo que, ya de entrada, no es poco decir. Yo no voy a contestarle, porque en ese tema he escrito y publicado ya cuanto me pareció conveniente, y no quiero volver sobre ello. Pero le he pedido al propio Aranguren que, en La Torre, publique, con entera libertad, un artículo complementario, que puede ser muy interesante, sobre la situación espiritual de los intelectuales españoles en la España de hoy; y parece que va a escribirlo. Quizás se meta en dificultades con eso; pero imagino que no se estirará más allá de donde le llegue la sábana.

Entre tanto, Guillermo de Torre me ha enviado un buen trabajo, donde dice unas cuantas cosas muy discretas y atinadas sobre la cuestión. Aparecerá en el nº 3 de La Torre, ya en prensa.

Me alegro de que los comienzos de la revista no le hayan parecido malos. Creo que los nºs 2 y 3 superan al 1º (como, por lo demás, es su obligación). Y el nº en que podamos insertar una colaboración suya superará a todos. ¿Cuando la tendremos?

Reciba un gran abrazo de su amigo que tanto lo admira

Francisco Ayala.-

Le escribo mis señas aquí: FRANCISCO AYALA. 617W.113th St. Apt. 75 NEW YORK, N.Y.

(Tel. Monument 6-6441)


FECHA
25/09/1953
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Max Aub
DESTINO
S.l.
ORIGEN
Nueva York
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta manuscrita con membrete:] UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO / EDITORIAL UNIVERSITARIA / RIO PIEDRAS. PUERTO RICO

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Fundación Max Aub

Carta de Francisco Ayala a Max Aub (25/09/1953)

Nueva York, 25 septiembre 1953

Querido Max: Desde hace dias vengo demorando el propósito de darte las gracias por tu libro, que leí enseguida, y que despertó en mí una serie de sentimientos y de reflexiones que me hubiera gustado comunicarte; y así lo hubiera hecho, si no fuera por el ritmo absurdo de vida que lleva uno. Ahora que tu nueva carta, retransmitida desde Puerto Rico, me recuerda la necesidad de contestar, los resumiré en los siguientes términos: el libro me trajo el aire de un mundo pretérito, lleno de encanto y, al mismo tiempo, de extrañeza; un gusto de vivir que ya no se tiene. Y cuando me dí cuenta, después, de que, en efecto, pertenece a aquel pasado, comprendí mi impresión, y medí una vez más lo que va de ayer a hoy, y cuán ajenos somos ya a los que fuimos. No hay que decir, después de esto, que el libro me pareció encantador. Te felicito.

Desde luego, envíame tú artículo para La Torre. Mándamelo aquí, pues ganaremos tiempo. ¿Recuerdas mis señas? 615 W. 113th St. Apt. 75.

Conforme con lo que dices sobre mi libro; pero si hemos de reducirlo, prefiero que, en lugar de incluir “Letras últimas” elijamos otras parte más sustantiva. Esos artículos son lo más periodístico del libro, y me parece que iría mejor “La invención del Quijote” o/y esas últimas notas “Sobre lo temporal y lo eterno”. En cuanto al orden de las partes, puede comenzarse con “El escritor”, luego “Para quien escribimos nosotros” y por último “El escritor en la sociedad de masas”.

En cuanto al resto de los originales, te encarezco que me los devuelvas por correo certificado, pues de la mayor parte no tengo copia.

¿Cuando vienen las pruebas? Ya sabes que quiero corregirlas yo, y lo mejor posible.

Saludos en tu casa y un gran abrazo de

Ayala.-


FECHA
29/10/1953
REMITENTE
Francisco Ayala
DESTINATARIOS/AS
Francisco Romero
DESTINO
Eduardo Costa 2660. Martínez, Buenos Aires
ORIGEN
Nueva York
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada con firma autógrafa y con membrete:] UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO / EDITORIAL UNIVERSITARIA / RIO PIEDRAS, PUERTO RICO

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Archivo familiar

Carta de Francisco Ayala a Francisco Romero (29/10/1953)

Nueva York, 29 de octubre 1953.

Mi querido Romero:

Recibí su carta, y me doy buena cuenta de todo cuanto usted dice en ella. No hay que decir que tanto Carpio como yo "arañamos" por conseguir la mejor retribución posible, no sólo en el caso de usted, sino en general; pues resulta indignante ver que el trabajo del escritor es el único cuyo pago le parece siempre excesivo a las gentes, siendo en verdad tan mísero.

En lo que se refiere a la Crítica de la Razón pura, podríamos comprometernos al pago de los 500 dólares por el sólo prólogo, tal como usted lo contempla, sin notas ni ningún otro trabajo. Y quizás cuando usted lo hubiera enviado y cobrado podríamos (por aquello de "divide y vencerás") proponer un contrato suplementario por la tarea de cuidar la edición. Dígame si esta fórmula le satisface y en el caso de que así sea, como deseo, le enviaríamos enseguida el contrato para el estudio preliminar, o prólogo, o como usted le llame.

Quedo, pues, a la espera de su respuesta. Reciban, entre tanto, cordiales saludos de todos nosotros, y un abrazo de

Francisco Ayala.-


FECHA
10/11/1953
REMITENTE
Francisco Romero
DESTINATARIOS/AS
Francisco Ayala
DESTINO
Nueva York
ORIGEN
S.l.
FICHA DESCRIPTIVA

[Carta mecanografiada]

DEPÓSITO DEL ORIGINAL
Archivo familiar

Carta de Francisco Romero a Francisco Ayala (10/11/1953)

10 nvbre. 1953

Sr. D. Francisco Ayala, en New York

Querido amigo Ayala:

Anoche, después de una reunión en Sur (estamos deliberando sobre el Gran Premio de la SADE), lo recordamos a usted afectuosamente con los amigos Borges y Mallea. Le trasmito sus recuerdos.

Tal como plantea usted las cosas en su carta de 29 oct., me conviene hacer el estudio preliminar a la edic. de la Crítica de la r. pura. Como le dije, la extensión sería entre 50 y 60 pgs. de máquina. No me apure demasiado respecto al tiempo, aunque le aseguro que lo haré lo antes posible. Quiero conciliar la sencillez con la seriedad; hacer algo inteligible para cualquier lector que tenga versación filosófica, pero sin caer en la apología ni escamotear las dificultades del texto. Es probable que divida el asunto en tres partes: la obra en la hist. de la filosofía y como culminación de lo anterior; la obra en sí; sus consecuencias o proyecciones posteriores.

En cuanto al cuidado propiamente dicho de la edición, debo reiterarle que de ninguna manera me será posible. Ya con esto soy un poco infiel a compromisos adquiridos. Para una anotación del libro tendría que sumergirme en él un año por lo menos, y no me es lícito dedicar tanto tiempo a esta empresa, cuando tengo tres libros originales en notas muy maduradas, que voy postergando por cosas más livianas. Carpio o Frondizi están en óptimas condiciones para eso, tanto por su competencia como por su juventud y fuerzas. No olvide usted que tengo 62 años y que todavía quiero decir algo por mi propia cuenta. Cuando miro la distancia entre lo que he hecho y que hubiera querido hacer, me entristezco.

Nuestros afectos para todos ustedes. Un abrazo.