Una restitución

Antier ingresó el actor y director teatral José Luis Gómez en la Real Academia Española. Ocupará el sillón Z, en el que se sentó Francisco Ayala tantos jueves durante un cuarto de siglo; y, según es costumbre, dedicó una buena parte de su discurso a recordar a su antecesor.

José Luis Gómez, que conoció a Ayala en los setenta y lo trató con alguna frecuencia, aprovecha la oportunidad para «restituirle mi gratitud y respeto». En un emotivo relato, cuenta la historia de una colaboración frustrada entre ambos tras la que, simbólicamente, se cerró la puerta del escritor para el cómico, hasta que ahora, a la vuelta de los años, «al abrirme ustedes las puertas de esta casa, y darme la oportunidad de sentarme en el mismo sillón que ocupó don Francisco Ayala, he podido, siquiera sea en mi imaginación, pulsar de nuevo el timbre y traspasar el umbral de su casa».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>