¡Música!

Ayer tuvo lugar la primera sesión de una nueva actividad en Alcázar Genil: una serie de audiciones musicales comentadas, basadas en las referencias musicales que tanto abundan en la obra de Francisco Ayala.

La primera sesión, que había de servir de introducción y también, en cierto sentido, de prueba, resultó instructiva y amena.

Con la idea de dibujar un panorama musical de las diferentes épocas y lugares en los que vivió Ayala antes de adentrarnos en su obra, se tomó como hilo conductor su colección de discos, o, al menos, la parte de ella que se conserva y que ha quedado depositada en la Fundación.

Tras escuchar la selección de piezas y los comentarios a cargo de José Antonio Oliver, hubo lugar para la tertulia, las curiosidades e incluso para pedir un bis: «una más de Jacqueline François, s’il vous plâit…»

[Les feuilles mortes, de J. Kosma y J. Prévert, interpretada por J. François; del LP American Favorites, Columbia Records, 1956]

2 comentarios

  • Las piezas que se escucharon en la audición fueron:

    L’ame de poetes (Trenet) por Jacqueline Francçois
    Ménilmontant (Trenet) por Corinne Renard
    Calla Corazón (Delfino) por Mercedes Simone
    Lullaby of Birdland (Shearing) por Barney Kessel (con Manne, Babasin, Ross y Shank)
    Eso es el amor (Pepe Iglesias) por Les Chakachas
    Bien pagá (Nostazo, Perelló) por Miguel de Molina
    After the Ball(Harris) por Joan Morris
    The Earl of Essex Galliard (John Dowland) por Julian Bream
    Night and Day (Cole Porter) por Sinatra, versión de 1956 con arreglos de Nelson Riddle

    Todas están disponibles en Youtube
    http://www.youtube.com/watch?v=_A46ItgQnjc&list=PLF7V5IkU82wpn47DJ-J1aaFD-t5fouJyF , salvo “Ménilmontant”, que puede escucharse en http://www.jukebox.es/colette-renard/videoclip,menilmontant,qpfpvm.html

  • Como el cine allá por los finales de los veinte, la bitácora ayaliana ha alcanzado su edad adulta y, gracias al talento y la competencia de nuestro amigo José Manuel Abad, exiliado de Granada en Madrid, ha pasado de la era del mudo a la sonora.
    Si ya la amenísima función animada por José Antonio Oliver algo tenía de sesión espiritista al convocar a tantos desaparecidos y hacer que sonaran sus voces pretéritas, tampoco es manco prodigio el que el único que no estaba allí presente sea ahora quien nos monta este álbum perfecto y tan bien documentado. ¡Felicitemos su excelente trabajo de editor!
    Esa fundación que atrae a tantos talentos acaba de reclutar por telepatía a uno alejado en el espacio.
    ¡Qué detallazo, por último, obsequiarnos con esas secuencias cinematográficas tan sabrosas de dibujos animados o de la “Bien pagá”!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>